Marc Màrquez pone a prueba su recuperación y se sube a una mini moto

 Con una gran sonrisa y publicado a todas luces en las redes sociales tanto del piloto español como de Repsol Honda, Marc Màrquez puso a prueba el trabajo realizado hasta ahora, tras un “largo invierno” de rehabilitación de su hombre izquierdo y duro trabajo para llegar al cien por ciento a la temporada de Moto GP y sus exigencias.

A unos días de que se realice el test de Sepang en Malasia, el pentacampèon de MotoGP volvió a rodar en una mini moto demostrando que la recuperación de su hombro es positiva y que todo va según lo previsto.

Asì que al parecer el de Cervera ha dejado atrás la operación de hace dos meses y tiene en la mira el test de Sepang, pese a que recientemente advirtió que en Malasia llegará “al setenta por ciento”, Marc volvió a esbozar su mejor sonrisa tras volver a recuperar sensaciones subido en una mini moto, una Honda NSF100, con la que rodó en el circuito de Alcarrás, para comenzar a recuperar sensaciones bajo la atenta supervisión del fisioterapeuta Carlos J. García.

El piloto explicó que volver a subirse en una moto era necesario antes de viajar a Malasia para “tener la conciencia tranquila” y conocer un poco mejor sus molestias: “Hemos hecho unas cuantas vueltas que me han servido para eso: ver dónde me molesta un poco más y para trabajar esta semana que nos queda de fisio”.

Las sensaciones

Las sensaciones no sorprendieron tanto al de Cervera: percibió las molestias y el déficit que ya esperaba: “la fuerza en las frenadas, sobre todo de izquierdas, cuando tengo que apoyar el hombro izquierdo, pero es ahí donde tenemos que seguir trabajando”.

Por último, Marc quiso enviar un mensaje de cautela, consciente de que todavía tiene mucha pretemporada por recorrer para iniciar con solvencia una nueva temporada en la que deberá exprimirse al máximo para retener el trono mundial de MotoGP™: “Paciencia en Malasia, para llegar a marzo a tope”.