México frente al Dakar 2021 con Juan Pablo Guillen y su KTM 450 Rally Réplica

El rally Dakar es la competencia top de la modalidad Cross Country en el mundo. Sólo los pilotos más valientes se han atrevido a vivirla en su máxima expresión, ya sea en auto, camión, ATV, Side-by-Side o motocicleta. Incluso, su complejidad ha llegado a cobrar vidas de exponentes con gran trayectoria en la competición.

Con esto nos queda claro que con el rally Dakar no se puede jugar ni ir a experimentar, a él se le tiene que enfrentar con la mente tranquila, así como con la concentración y el enfoque necesarios que un reto de esta magnitud se merece. Y eso lo sabe perfectamente el piloto capitalino Juan Pablo Guillen Rivera, el único mexicano que en 2021 se enfrentará a las pruebas de la edición 43 del Dakar.

A los mandos de una motocicleta KTM 450 Rally Réplica 2020, marcada con el #35 en el dorsal y ajustada en Suiza por su team Manager Hernán Samaniego, el mexicano de 42 años de edad espera ansioso, junto con su equipo Nómadas Adventure, que llegue el día de partir a Arabia Saudita, sede por segundo año consecutivo de esta competencia.

Revista Moto tuvo la oportunidad de entrevistar en exclusiva a Juan Pablo y en la charla nos platicó todo acerca de su preparación para esta carrera que, cabe decir, será la primera vez que la enfrenta (y asegura que no será la última, ya que desea correrla año tras año). Por tanto, además de estar registrado en la lista de los 108 pilotos que conformarán la categoría Motos en 2021, Juan Pablo también estará en la de los Rookies, integrada en su clase de dos ruedas por ocho competidores más, originarios de Portugal, España, Austria, Francia, Italia y República Checa.

El también empresario y residido en Madrid, España, nos comentó que está feliz de poder correr muy pronto (del 3 al 15 de enero) el Dakar “Para mí esto ha sido un sueño hecho realidad y que desde pequeño, cuando lo veía en la televisión, se convirtió en algo aspiracional. Después de que comencé a andar en moto el deseo de estar ahí fue más grande”. Así que, para cumplir dicho sueño, en el 2002 se compró su primera moto y dos años más tarde ya estaba corriendo el Campeonato Nacional de Enduro en México, el cual disputó a lo largo de cinco temporadas, tras ello llegaron los Six Days en Nueva Zelanda y en Michoacán, dos ediciones del Coast to Coast Rally México, dos más del Hellas Rally, de la PanÁfrica Rally, además de también participar en la Baja Rally, el Sonora Rally, el RoadRunner, el rally Du Maroc, el África EcoRace y recientemente en el Rally Andalucía y la Baja 1000 2020, ganando en esta última el primer lugar de la categoría 40 Pro Moto. Lo que demuestra su pasión por este deporte, y al que se le suman el Mountain Bike, la bicicleta de ruta y el CrossFit.

Además de la preparación física, Juan Pablo se ha estado preparando mentalmente para el reto que está próximo enfrentar, pues como sabemos, el Dakar pone no sólo al límite el físico de los competidores si no también la fuerza mental. Razón por la que también se ha apoyado de los consejos de pilotos mexicanos que han corrido esta competencia, entre ellos su gran amigo, Octavio ‘Chivo’ Valle, aunado a Pedro de Uriarte, Carlos Gracida y Erick Gallardo. “Es muy bonito saber que me dan sus consejos, ya sea con un mensaje, una llamada, o como ‘Chivo’ con quien estuve en la Baja 1000 y ahí tuvimos la oportunidad de platicar de esta carrera”.

Guillen, además de contar con el apoyo de Nómadas Adventure, conformado por Samaniego, el piloto australiano Andrew, dos mecánicos y dos personas más de asistencia, también desea agradecer el respaldo de sus patrocinadores y del público que lo estará siguiendo en su paso por el Dakar: “Me siento muy feliz y privilegiado de representar a México. Voy a poner mi granito de arena para poner el nombre de nuestro país en alto”.

Revista Moto seguirá la trayectoria de Juan Pablo Guillen en el rally Dakar 2021, por lo que te invitamos a estar pendiente de nuestras publicaciones y lo apoyes dejando tus comentarios en redes sociales para que lo motiven a seguir adelante en su sueño.