Miguel Oliveira y KTM sorprenden en Barcelona en MotoGP

Después de un inicio de temporada para el olvido, KTM volvió a sorprender al mundo al subir con el portugués Miguel Oliveira a la cima del podio en el GP de Cataluña.

Con sus tres victorias de la temporada, el fabricante austriaco perdió sus concesiones en el serial, lo que pareció afectarle en el inicio de la campaña actual: en las primera cinco carreras, su mejor resultado fue el quinto puesto de Danilo Petrucci en Le Mans.

Sin embargo, la historia dio un giro radical en Mugello, cuando Oliveira terminó en el segundo lugar, detrás de Fabio Quartararo. En esa misma carrera, Binder terminó en quinto.

En Barcelona, KTM dejó claro que esos resultados positivos no fueron casualidad y Oliveira consiguió su primera victoria de 2021. Completaron el podio Johan Zarco y Jack Miller, pilotos de Ducati.

La transformación de KTM se debe en gran parte a cambios en sus cuatro motos, que estrenaron chasis, después de las quejas de Binder de que daba problemas al girar con el gas cortado y que algo fallaba en el tren delantero.

La KTM RC16 frenaba con fuerza y tarde, y abría gas pronto, pero en el paso por curvas era una pesadilla para los pilotos. Con el chasis nuevo las cosas cambiaron, además de optar por cambiar el juego de neumáticos, al utilizar los duros adelante, lo que permita girar mejor.

También cambiaron el combustible a uno de ETS, con el que Binder igualó el récord histórico de velocidad punta sobre una MotoGP, al alcanzar los 362.4 km/h en Italia. Con esos cambios KTM dará pelea en lo que resta del campeonato.

En la carrera en Barcelona, Oliveira y Quartararo mantuvieron una estrecha lucha en el tramo final, pero el francés tuvo problemas con su mono y la protección pectoral se desprendió, lo que lo llevó a bajar el ritmo, perder 3 segundos y ceder el segundo lugar.

Quartararo continúa líder del mundial, con 118 puntos, 17 más que Zarco y 28 puntos más que Miller.

El multicampeón Marc Márquez, del Respsol Honda, sufrió una caída en la octava vuelta y quedó fuera de la carrera, lo mismo que su compañero Pol Espargaró. Poco después, Valentino Rossi, del Petronas Yamaha, también se cayó.