Realiza una búsqueda en las noticias:

Moto Guzzi: El águila de Mandello

La leyenda de la marca del águila comenzó́ el 15 de marzo de 1921 en Génova, Italia, por Emanuele Vittorio Parodi, conocido armador y aviador genovés, junto con su hijo Giorgio y su amigo Carlo Guzzi, antiguo compañero de la fuerza aérea italiana, al igual que su amigo y aviador Giovanni Ravelli, este último fallecido el 11 de agosto de 1919 durante un vuelo de prueba. Y justo por él, el águila con las alas desplegadas del logotipo de Moto Guzzi fue el homenaje que hicieron a su memoria.

La primera moto en salir de la fábrica de Moto Guzzi fue la legendaria Normale, con 8 CV de potencia. Después llegaron los modelos: Guzzi G.T. de 1928, apodada ‘Norge’ por el raid al Círculo Polar Ártico, y la Airone 250 (1939), que durante más de 15 años fue la moto de cilindrada media más popular de Italia.

Pronto la marca se interesaría por las competencias, donde a su paso consiguió́ mucho éxito, especialmente a principios de los años 20. La primera victoria llegó en la Targa Florio de 1921 y, tras ella, llegaron más éxitos que se cortaron en 1957 cuando Moto Guzzi abandonó la competición con un palmarés de 14 títulos mundiales de velocidad y 11 Tourist Trophy. En la postguerra se crearon los modelos como la Guzzino 65 ‘Cardellino’ que fue la moto más vendida de Europa durante más de una década. Posteriormente, se sumaron la legendaria Galletto (1950) y la Lodola 175 (1956).

Desde sus inicios, la firma italiana apostó por elevar la ingeniería y llevarla a sus creaciones: así́ surgió́ el caballete central moviendo el brazo de suspensión, donde nació́ el primer motor V8. Pero si hubo un momento significativo en su semblanza ese llegó en 1950, cuando Moto Guzzi ya era el primer fabricante del mundo. En su cuartel general, en Mandello del Lario, inauguró una futurista galería del viento para optimizar la aerodinámica. Esta es, actualmente, de las piezas más valoradas del museo de Moto Guzzi.

CAMBIO DE RUMBO

La muerte de sus fundadores a mediados de la década de los 60 provocó que Moto Guzzi cambiara de propiedad en 1967 y con ello llegará también la creación del motor bicilíndrico en V de 90° destinado a convertirse en el símbolo de Moto Guzzi. Alrededor de este propulsor nacieron la Guzzi V7, la V7 Special y otra leyenda, la Guzzi V7 Sport, pero también llegaron motos más pequeñas como la V35 y la V50.

Tras atravesar graves problemas económicos, en el 2000 Aprilia adquiere Moto Guzzi y cuatro años más tarde la compra Piaggo & Co. SpA (2004) con la idea de relanzar una firma mítica que sigue teniendo su base en el lago Como.

A finales de 2006, en la 64° edición del Salón EICMA de Milán, Moto Guzzi presentó la Griso 8V, una naked equipada con el nuevo motor con distribución de cuatro válvulas por cilindro y más de 110 CV y la Bellagio, una Custom propulsada por un bicilíndrico de 940 cc. Mientras que, en febrero de 2007, en la Convención Mundial de concesionarios del Grupo Piaggio celebrada en Berlín, se presentó́ la Stelvio una gran Enduro de carretera.

Y desde 2009 la marca ha recuperado el pulso en el mercado internacional, apoyándose de grandes presentaciones en el EICMA de Milán, aprovechando la ola retro de los últimos años, donde Moto Guzzi tenía mucho qué decir. Justamente coincidiendo con su 90 aniversario, en 2011, se presenta la Moto Guzzi California, modelo inédito que recoge el testigo de una moto legendaria. No sería el último lanzamiento de ese año, pues se presentaría la nueva gama de modelos Premium: Stelvio y Norge 8V.

Un año después se presentó́ en Europa la Moto Guzzi California 1400 junto con una versión Touring y a principios de 2013 la versión Custom, propulsada por un novedoso y potente bicilíndrico en V de 1,400 cc, el motor más grande de este tipo jamás fabricado en Europa.

En 2014, la V7 se renovó por completo y nace la V7II. La segunda generación de un modelo que mantiene intacto el estilo y la personalidad de su antecesora: un diseño que concilia las formas de las Guzzi del pasado con las necesidades de las motos actuales. Mientras que en 2015 llegaron dos nuevos modelos: Eldorado y Audace, también arrancó la gran iniciativa Moto Guzzi Garage, dedicada a la personalización con una línea completa de accesorios que se pueden combinar libremente o según los cuatro kits inspirados en la historia de la marca del águila.

El año pasado la firma italiana dio otro paso importante en su historia con el lanzamiento comercial de la Stornello, una todoterreno ligera derivada de la gama V7II y en ese mismo periodo, coincidiendo con el 95 aniversario de Moto Guzzi, llegó la V9, nueva Custom de cilindrada media, disponible en dos versiones muy diferentes una de la otra. La más clásica es la V9 Roamer, mientras que la V9 Bobber representa el alma más oscura y deportiva de la marca, se distingue por su look completamente negro y sus grandes neumáticos con rines de 16 pulgadas. Y junto con ellas llegó la gran novedad, la MGX- 21 Flying Fortress, Cruiser exclusiva propulsada por el big block de 1,400 cc.

Este 2017 la marca ha dado también un paso sumamente importante, ahora en México, gracias a la llegada de las agencias Motoplex Torre Norte, Motoplex Santa Fe y Motoplex Metepec, las cuales por medio de una alianza estratégica entre los Grupo Piaggio y Zapata han llegado de forma exclusiva con Moto Guzzi a nuestro país los modelos: V7 II Stone, V7 II Racer, V9 Roamer, V9 Bobber y Audace. Motocicletas admiradas por muchos y envidiadas por otros, ya que su sello clásico le han dado el reconocimiento de los aficionados de la firma.