Motocicletas con hidrógeno: ¿El verdadero futuro?

Ya no podemos decir que el futuro son las motocicletas eléctricas dado que ya son una realidad tangible, lo que viene es cómo asegurar mayor autonomía o lo que es lo mismo, como generar o almacenar más energía para mover el motor eléctrico y por ende la motocicleta.

Este año hemos visto a marcas como Zero Motorcycles, Aero y Yamaha, entre otras, marcar un camino que queremos pensar es provisional, ya que el llevar un paquete de baterías extras para intercambiar y tener más kilómetros de recorrido no parece ser la mejor alternativa.

A finales de la década pasada, Suzuki, en su división de dos ruedas presentó en el Salón de Tokio de 2009 lo que al parecer es el siguiente nivel, un scooter con pilas de hidrógeno llamado Burgman Fuel Cell.

Este scooter no deja de ser una moto eléctrica, la diferencia es que produce electricidad a partir del hidrógeno, el cual está  alojado en un depósito reforzado para contener una alta presión, 70 mega pascales para ser más exactos, dando una autonomía de hasta 350 kilómetros manteniendo una velocidad de 30 km/h.

En palabras simples, el sistema funciona como un ciclo de recarga constante, además de que lo único que expulsa como residuos es vapor de agua.

Entonces, sí el vehículo es tan bueno porque no se ha construido, las razones son muchas, yendo desde la lógica hasta la ironía de que es un vehículo del futuro y estamos en el presente.

Los debates se centran principalmente en que sólo se está viendo el uso del producto y no su ciclo de vida, ya que mientras un vehículo con pilas de hidrógeno no contamina las calles, las plantas productoras de hidrógeno si contaminarían el planeta.

“La ciudad sería más limpia, pero el planeta no. El uso de vehículos eléctricos y de hidrógeno no resuelve nada si se limitan a llevar la contaminación a otra parte”, afirmo en una entrevista sobre el tema el economista español y experto en energía Daniel Lacalle.

Otro aspecto a tomar en cuenta son las escasas ‘Hidrogeneras’ por llamar de algún modo a las estaciones de servicio que venderían hidrógeno.

Según Christopher Tessum, investigador de la Universidad de Minnesota, “Los vehículos eléctricos son la mejor y peor opción en cuanto a la calidad del aire se refiere”, y es que todo depende de donde provenga la electricidad que los mueve y aunque no habló específicamente de los vehículos impulsados con hidrógeno, el investigador está convencido de que su impacto sobre la calidad del aire también dependería de cómo se produjera esta materia prima.

A pesar de todo esto y volviendo un poco al juego de palabras de que es un vehículo del futuro, Lacalle recuerda que en la década pasada se decía que para 2040 habría muchos vehículos eléctricos y de hidrógeno por las calles, “Ahora se dice que para 2020”, además agregó el especialista “en cinco años la generación de hidrógeno será menos contaminante que ahora, sin embargo, si no existen beneficios en la utilización de este vehículo, terminará por desaparecer.”

¿Motocicletas con hidrógeno?, sí, podría ser, o tal vez no. Esta nueva industria aún está en pañales y los planes más adelantados se ven en los vehículos de cuatro ruedas como el Mirai  de Toyota, el FCX de Honda y Tucson Fuel Cell de Hyundai, las respuestas las tendremos en algunos años y no hay nada que responder por el momento, tanto así que precisamente el Mirai de Toyota significa ‘Futuro’ en japonés.

RECIBE GRATIS ESTA Y OTRAS NOTAS RELACIONADAS EN TU CORREO, DANDO CLICK AQUÍ ]