Realiza una búsqueda en las noticias:

¿Qué revisar en mi moto antes de salir a carretera?

Llegó el verano y con ello las ganas de salir a rodar en tu motocicleta, en Revista Moto lo sabemos, y por ello tenemos estos consejos para ti, para que a la hora de rodar largas horas por carretera esta sea una experiencia inolvidable por la diversión y no por una mala jugada mecánica, así que te recomendamos antes de salir de viaje en moto tomes un tiempo para revisar que todo esté en perfecto estado.

Es por ello que queremos compartir contigo algunos puntos de seguridad esenciales y sencillos previos a hacer viajes o salir a carretera en tu motocicleta para que así disfruten de un viaje placentero y sobre todo seguro.

Neumáticos

Es vital para la seguridad del motociclista que los neumáticos de su moto estén en óptimas condiciones al rodar, ya que éstos juegan un papel primordial. Es necesario  tener la precaución de checar su estado y presiones periódicamente.

Te recomendamos una consiente revisión y asegura que el grabado no este debajo de los 2 mm de profundidad, así evitarás la molestia de tener que interrumpir tu viaje para cambiarlos. Los neumáticos es lo que nos une al asfalto, es mejor que estén en las mejores condiciones para cumplir su trabajo.

Niveles de refrigerante

El líquido refrigerante o anticongelante ha de revisarse en frío cada vez que uses tu motocicleta por primera vez en el día. En este rubro es importante usar el correcto, ya que el fabricante recomienda ciertos refrigerantes debido al propósito de la motocicleta o al material del que esté fabricado el motor. Elegir adecuadamente evitará la acumulación de sarro en el sistema.

Una de las desventajas de los motores de las motos es el sobre-calentamiento, tanto por uso como por el clima. Si el nivel de refrigerante es menor al indicado, se debe tener cuidado de no remover la tapa de presión del radiador para añadir el refrigerante.

Éste se debe añadir en el tanque de depósito de reserva, pues al hacerlo por la tapa se pierde la presión en el sistema, y si la motocicleta está caliente, existe peligro de que la presión de vapor “explote”.

Batería

La batería es un elemento vital para nuestra motocicleta, tanto así que sin ella simplemente la moto no tendría vida. Si la batería está llegando al final de su buen servició es mejor cambiarla por una nueva antes de salir a un largo viaje, porque más largo te parecerá si tienes que recorrer la mitad del camino empujando la moto.

Niveles de aceite en el motor

El aceite es otro elemento que ayuda a que el motor no se sobrecaliente. Si bien su propósito principal es lubricar las partes móviles reduciendo la fricción, el aceite de motor también limpia, inhibe la corrosión, mejora el sellado y reduce la temperatura del motor, transmitiendo el calor lejos de las partes móviles. Por eso es importante medir el nivel de aceite en el motor de su motocicleta.

Para ello se debe verificar que la moto esté debidamente nivelada, efectuar la revisión del nivel de aceite después de un minuto de tener encendida la motocicleta, pues si se verifica el nivel con la máquina en frío, saldrá una medida errónea por la densidad del aceite. Y si fuera necesario añadir aceite, hágalo con lubricante nuevo, siempre de la misma marca y calidad del que tiene la motocicleta.

Es importante no sobrellenar el depósito, si requiere que el reabastecimiento de aceite es muy seguido, verifique si hay fugas en las juntas del motor, si no existen, la conclusión es que la motocicleta está quemando aceite por encima de lo normal, y observará humo de color que sale del escape. En ese caso consulte a su mecánico.

Niveles de líquido de frenos y clutch

Todos podemos imaginar lo que puede pasar si unos frenos no funcionan cuando lo requerimos. Es necesario comprobar el estado y la condición de las pastillas diariamente, revisar el nivel del líquido de freno delantero y trasero y controlar alguna fuga en todo el sistema, además de supervisar que los seguros y tornillos de las pinzas ‘calipers’ estén bien posicionados.

Presión de las llantas

Una de las partes más importantes de las motocicletas son las llantas, por eso antes de salir a cualquier viaje es imperativo comprobar la presión de éstas. Se sugiere que la presión se tome en frío para una mayor certidumbre. Hay que tener en cuenta que una mala presión en las llantas puede causar un mal agarre y bajo desempeño en el manejo de la motocicleta, sin contar con un deslizamiento que provoque una caída.

Mantener el nivel adecuado en el control de presión en las llantas prolonga la vida útil de las mismas, se sugiere realizar una inspección visual de la huella de cada llanta, que deberá estar libre de cortaduras, rasgones y objetos punzantes, remueva las piedras que pudieran estar incrustadas en la llanta al igual que las válvulas sin  fugas, ni ralladuras.

En el caso de tener aros con rayos, verifique la tensión de los mismos, si detectar a alguno flojo, ajustarlo,  verificando  la profundidad de la labor de la llanta: de acuerdo a las normas internacionales de seguridad, ésta debe tener una profundidad mínima de 1.6 a 2 mm.

Suspensión

Es fundamental controlar un buen anclaje de la suspensión. En este punto es donde hay que revisar los tornillos de sujeción de las suspensiones, pues la falla de uno de estos componentes sería fatal.

Su función es que los neumáticos mantengan el contacto permanente con la carretera, así como de que absorban los baches, las irregularidades del camino, etcétera. Por otro lado, con una buena suspensión se minimiza la oscilación de la carrocería. Por eso se debe revisar la suspensión frontal y trasera, la operación de éstas debe ser suave y sin ruidos. Verifique también que las barras no tengan fugas de aceite, en el caso que existan, se debe proceder al cambio de empaques en las barras.

Dirección

Revise también que se mueva de un lado a otro sin ruidos, sin obstrucciones. Con la llanta frontal en aire verifique que no existan juegos axiales en el eje, de existir esto indica que será necesario el cambio del balero de dirección.

Revisión de la cadena

Al revisar la cadena, se recomienda que el juego de la misma sea acorde a lo recomendado por el fabricante, según el manual o etiquetas de seguridad en el chasís de la moto. No puede estar demasiado floja ni demasiado apretada, la cadena debe lubricarse cada 500 kilómetros de recorrido. La cadena no puede operar en seco.

Controles Generales


Uno de los puntos más importantes cuando estés montado en tu moto asegurarte de que los controles de la motocicleta funcionen correctamente antes de encender el motor. Debes comenzar con tocar el recorrido del acelerador, el cual debe tener juego a su regreso de la carrera del acelerador (esto te indicará que estará en óptimas condiciones de uso), al igual que las palancas de frenos y embrague estén ajustadas a tu comodidad antes de arrancar.

Luces

Las luces suplementarias son un elemento de seguridad importante a la hora de ver y ser vistos por otros conductores que viajan de noche. Comprueba que todas estén en buen estado y enciendan, es muy importante sobre todo si comienza a obscurecer, no sólo las delanteras y las traseras, también las indicadoras intermitentes. Es recomendable llevar algunas de repuesto por si es necesario cambiarlas a medio camino.

Se debe inspeccionar visualmente el buen funcionamiento de las luces frontales, direccionales, de frenos y de emergencia. También son elementales la luz de placa y las luces del tablero; verifique igualmente que todas las lecturas en él estén correctas.

Inspecciones de seguridad

Finalmente se le recomienda revisar que el manubrio del acelerador funcione suavemente, que gire para acelerar y regrese a su posición original al soltarlo; hay que comprobar los niveles de juego que tienen los frenos delantero y trasero, así como la manecilla del clutch.

Los cables deben quedar debidamente lubricados en cada servicio, para su buen accionar y para que prolonguen su vida útil. Además debe verificar el buen funcionamiento del interruptor principal al ser operado, y el buen funcionamiento de las patas laterales, con sus resortes, al igual que las patas centrales de la motocicleta. Finalmente lo más obvio antes de salir de viaje: revisar su nivel de combustible.

Manejar una motocicleta puede ser una de las prácticas más liberadoras y emocionantes, pero aún con la habilidad suficiente, existen factores externos que pueden provocar que ocurran accidentes o contratiempos.

Al seguir estos sencillos consejos te aseguramos que tú, como nosotros, seguirás sumando kilómetros, experiencias y no lesiones.

Recuerda que siempre es mejor prevenir que lamentar. ¡Siempre revisa antes y acude a tu mecánico de confianza!