Realiza una búsqueda en las noticias:

Sal a rodar con doble seguridad

El tener asegurado tu vehículo motorizado no es un lujo o privilegio, es una obligación que se debe de acomodar a las necesidades de cada motociclista con el propósito de evitar sorpresas por algún posible accidente o percance.

Como dice el dicho dentro del mundo de las dos ruedas, “hay dos tipos de motociclistas: los que ya se cayeron y los que se van a caer”, y hay que estar preparados para contar con un seguro que pueda pagar los daños a terceros o la propia motocicleta.

Aunque es un hecho que las pólizas de seguro de las motocicletas suelen tener un costo mayor comparado con los automóviles, también se reconoce que existe un riesgo mayor para aquellos que circulan en motocicleta, por lo que las aseguradoras se preparan para cubrir los posibles perjuicios.

Sin embargo existen aseguradoras que proponen distintas coberturas según las necesidades de cada conductor, pues hay quienes solo sacan su moto para pasear de vez en cuando, pero también hay quienes la usan como medio de transporte diario y como parte de vehículo empresarial.

Hay quienes manejan seguro diario, mensual o anual, y también los seguros pueden variar sus pólizas, todo dependiendo algunos factores como la edad, el sexo y lugar de residencia, así como la marca del vehículo, el cilindraje, el valor en el que esta facturada, así como el tipo de motocicleta que se pretenda asegurar.

Las pólizas de seguro para las motocicletas, varían en costo según las coberturas que se quiera dar, para daños a terceros, gastos de transporte del vehículo, gastos del accidente del conductor y hospitalización. Aunque también se pueden encontrar con cubrir solo daños a terceros.

No todas las aseguradoras dan cobertura los vehículos de dos ruedas, por lo que se aconseja revisar las empresas: Mapfre, Qualitas, Axa, GNP, Sura y Atlás, entre otras.

El recomendar que las motocicletas cuenten con una póliza de segura para circular en las calles de las ciudades, no es sólo una venta publicitaria de las empresas, sino que a esto se ha unido el gobierno al incluirlo como una obligación dentro de las distintas leyes de movilidad en las diferentes entidades, tal es el caso de Jalisco, Ciudad de México y Nuevo León.

Las pólizas de seguro según las leyes por entidades

En el caso del Estado de Jalisco, tiene regulado dentro de la Ley de Movilidad en el “capítulo octavo de Póliza o Constancia de Seguro Vehicular, capitulo único de las coberturas según el tipo de vehículo”

Artículo 161. Todas los vehículos denominados motocicletas, en los términos del presente Reglamento, que circulen en el Estado de Jalisco, deberán contar con una póliza o constancia de seguro, que ampare el pago de daños a terceros en sus bienes y sus personas por una suma asegurada de cuando menos cuatro mil días de Salario Mínimo General y para fallecimiento por veinticinco mil días de Salario Mínimo General, se aplicara las sanciones dispuestas por la Ley y el presente Reglamento.

Pese a que la Ley de Movilidad de la entidad lo contempla en el artículo 161, esto no se aplica en la realidad, pues los trámites para obtener la licencia de manejo y tramitar las placas para motocicleta, no es un requisito presentar la póliza de seguro. Esta información se corroboró por medio de una llamada que hizo esta casa editorial a la Secretaría de Movilidad de Jalisco y en la misma página web del Gobierno del Estado.

Según la ley de Movilidad de “Distrito Federal” que está vigente en la ahora Ciudad de México, explica dentro del Capitulo 2 de Licencias y Permisos para conducir; dentro del Artículo 72, indica que todos los vehículos motorizados (incluye motocicletas), deberá de contar con un seguro de responsabilidades civiles que cubran por lo menos, los daños que puedan causar a terceros en su persona y/o bienes por la conducción del vehículo.

En lo que corresponde a la ciudad de Monterrey, en Nuevo Léon, el reglamento de tránsito y vialidad, señala en la Sección 3 de Los Seguros, en el Artículo 107.- Todos los vehículos de motor que circulen dentro de la ciudad deben estar asegurados por lo menos contra daños a terceros en sus bienes y/o personas con póliza vigente expedida por una Compañía de Seguros autorizada por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas.