¿Sabes cuáles son las características y los tipos de escape que existen en las motos?

Siguiendo con los temas de las funciones técnicas de tu motocicleta, aquí en tu Revista Moto hoy te hablaremos de las características y los tipos de escape que puedes encontrar en el mercado hablando de piezas para tu motocicleta.

Los escapes son algo básico para el funcionamiento del motor así como en la estética de tu motocicleta por ser muy visual y tener una relación directa con el sonido de la moto.

Los escapes son fundamentales para las motos, son indispensables para un funcionamiento adecuado del motor. Su función es evacuar hacia el exterior los gases que se producen en la combustión, contribuyendo también en la reducción de la temperatura de los humos y en retener algunas partículas contaminantes, aparte de amortiguar el ruido y mejorar el rendimiento del motor.

Las motos son máquinas y si todas sus partes no están en su lugar correcto, la motocicleta no va a poder funcionar. Los tubos de escape para motocicletas vienen de diferentes tipos.

Como diferente también es su sonido al encender tu moto; ese ruido proviene del motor y es causado por diferentes productos químicos que reaccionan entre sí en una explosión produciendo gases calientes. Estos gases son emitidos al aire atravesando un silenciador.

Los tubos de escape para motocicletas juegan un papel fundamental en la potencia, el rendimiento y la calidad de una motocicleta si son tratados adecuadamente. A pesar de que los tubos de escape para motocicletas tienen un rango limitado en cuanto a la producción de ruido, los mercados de accesorios para motocicletas tienen una gran variedad de tubos de escape con diferentes rangos de producción de sonido y se fabrican teniendo en cuenta lo que el cliente elija.

La clasificación en los escapes se basa en dos grupos principales, según la forma de conexión en la moto: bolt-on y tubos slip-on.

  • Tubos de escape con conexión bolt-on: No hay tubo intermediador entre este tipo de tubo y el colector, por medio de tornillos y tuercas, los tubos de escape con conexión bolt-on se unen directamente a los colectores del vehículo.
  • Tubos de escape slip-on: Entre el tubo de escape slip-on y el colector de la moto, se coloca un codo que sirve de puente entre ambas piezas del vehículo. El codo forma parte de este tipo de escape.

En cuanto al material del que están hechos los tubos de escape, hay cuatro tipos fundamentales que presentan características muy diferentes que hay que valorar si necesitas cambiarlo en tu moto.

  •  Acero inoxidable: Si tienes un presupuesto muy ajustado, este será el tubo a elegir para tu moto. Aunque ten en cuenta que son tubos pesados, que no disipan muy bien el calor, pero que presentan una resistencia dura a largo plazo y ante golpes.
  • Aluminio: El precio con respecto al acero es superior, pero ganas en ligereza. Los tubos de escape de aluminio pesan menos que los de acero, presentan una disipación del calor intermedia y entre sus grandes ventajas hay que destacar que son tubos que pueden repararse en muchas ocasiones.
  • Fibra de carbono: Los tubos hechos de carbono son más caros que los anteriores, pero resultan mucho más ligeros y ofrecen una disipación del calor buena. Entre las desventajas que presenta este tipo de material para la fabricación de escapes es su falta de resistencia y su fragilidad ante los golpes o daños, el carbono no puede repararse.
  • Titanio: Si puedes permitirte un tubo de titanio, no lo dudes, salvo el precio elevado, todo son ventajas en este tipo de escapes. No aportan peso a la moto, son duraderos y resistentes en el tiempo, disipan con gran eficacia el calor de la zona del escape.

Lo más importante para elegir un tubo de escape en tu motocicleta es la homologación, más allá de la estética, el material y el tipo de montaje. En caso de que la motocicleta no se use profesionalmente, como en competencias, para uso en la ciudad o en carretera,  es imprescindible que el tubo de escape de tu moto cumpla con las normativas vigentes. Te sugerimos cerciorarte que el tubo de escape elegido está homologado y exige en el punto de venta la tarjeta o ficha expedida por el de las autoridades en la industria que lo certifiquen.

Ahora que ya lo sabes, ¡No pares de rodar! Y recuerda siempre usar tu equipo de seguridad, hacer revisiones previas a la mecánica de tu moto y, por supuesto, conducir en tu sano juicio. Recuerda más vale prevenir que lamentar.