Sistemas Adaptive Cruise Control y Blind Spot Detection de KTM para 2021

Adaptive Cruise Control y Blind Spot Detection son los dos proyectos de seguridad en proceso de desarrollo de KTM, basados en una tecnología de sensores que tendrá como objetivo el detectar y prevenir posibles accidentes a la hora de rodar.

Los sistemas prototipo se han probado en una KTM 1290 Super Adventure S modificada en el centro de técnicas de conducción ÖAMTC de Marchtrenk, Austria, el pasado mes de mayo.

Adaptive Cruise Control

El Adaptive Cruise Control (ACC) es capaz de adecuar la velocidad de la moto en modo de control de crucero a partir de una velocidad determinada y en función del vehículo que la preceda.

El sistema puede detectar un vehículo situado en la parte delantera, a partir del tamaño de una motocicleta o superior, y mantener la velocidad propia a una distancia de dos segundos de dicho vehículo, controlando de forma automática el acelerador y, si es necesario, aplicar suavemente el freno delantero. La configuración definitiva incluirá la posibilidad de que el piloto pueda personalizar la distancia y velocidad de operación.

Blind Spot Detection

Funciona como un “par de ojos” para el determinado “punto ciego”, que es cuando el motorista no es visible hacia otro automotor.

El BSD, por su abreviatura en inglés, sirve de radar de corto alcance para alertar al piloto del riesgo potencial de un accidente por la parte trasera, como puede suceder por ejemplo en los cambios de carril, mediante una alerta visual en la pantalla TFT y unos potentes LED integrados en los espejos retrovisores, además de un aviso sonoro.

Estas revolucionarias características en pro de la seguridad formarán parte de unos nuevos paquetes electrónicos que se ofrecerán en algunos modelos KTM a partir del año 2021. Además, esta tecnología permitirá el desarrollo de futuros sistemas basados también en sensores y que ya se encuentran en fase de creación.

Gerald Matschl, vicepresidente de I+D de KTM, comentó: “Como empresa, KTM está plenamente comprometida en mejorar la seguridad de los motoristas, así como en reducir los accidentes. Aún nos queda mucho trabajo de desarrollo por hacer y recorrer muchos miles de kilómetros probando estos sistemas en el mundo real, antes de poder implementarlos en nuestras motos de serie, pero estarán disponibles en un futuro cercano y estamos convencidos de que marcarán la diferencia”.