Suzuki GSX-R600 2019

Una con la pista

Con una producción que inició en 1993, esta superdeportiva sigue siendo una apuesta segura para dar los primeros pasos en Track Days y circuitos: fácil de manejar, de preparar, con una parte ciclo muy dinámica y una excelente relación potencia-peso

¿Cuáles son los principales cambios de la última versión que se ha lanzado al mercado?
La última actualización de importancia en este modelo se produjo en 2012. Desde entonces, las sucesivas versiones que han ido incursionando en el mercado se han orientado a cambios en los esquemas de color y a pulir puntos claves de su motor y su parte ciclo, orientados a brindar mejores prestaciones.

¿Cómo se comporta en curvas?
La agilidad es uno de sus puntos más fuertes. En carreteras reviradas se disfruta entrando en curvas con facilidad y a altas velocidades; si bien el paso exige más pericia, la salida es simple y explosiva.

¿Cómo son sus suspensiones?
Showa firma las suspensiones de la GSX-R600 que se componen de una horquilla delantera invertida y un monoamortiguador trasero. Además, este modelo dispone de damper electrónico que brinda mayor control al endurecer o suavizar la suspensión y la dirección de acuerdo a la velocidad.

Pocas cosas quedan por decir de una Superbike como la que protagoniza este reportaje: la GSX-R600 es uno de esos modelos que todos los aficionados de la velocidad conocen bien, desde que en 1993 incursionara al mercado. En Revista Moto hemos probado este mes su última versión, que conserva la esencia de una moto ganadora de carreras cuya evolución ha sufrido pocos cambios desde la última vez que Suzuki planteó un cambio profundo, en 2012.

El modelo 2019 se presenta así con ciertos retoques encaminados a seguir potenciando la imagen de una moto muy completa, ideal para que los pilotos que quieren perfeccionar su técnica en circuitos y Track Days dispongan de una máquina sólida, fácil de manejar (y también de preparar), con una parte ciclo muy dinámica, permite desarrollar habilidades en pista y rebajar las marcas del cronómetro.


Con la familiaridad de produce haber probado diferentes versiones de la GSX-R600, pero también con las expectativas altas en lo que a experimentar mejoras se refiere desarrollamos esta Prueba Activa iniciando por un repaso en su diseño, en el que destacan dos posibilidades de acabados en la pintura (Pearl Glacier White o Glass Sparkle Black) y que realzan su deportividad. También notamos una carrocería más aerodinámica y compacta, pues la moto es más pequeña y ligera: 187 kilos de peso neto que se han conseguido disminuyendo el peso de muchos de sus componentes: horquilla, chasis, motor, escape, carenados, estriberas y hasta de los ejes de las llantas.

La postura del manejo ofrece una posición perfecta para el circuito, si bien se ajusta al tránsito en ciudad como parte de sus características polivalentes que la definen. Además, su chasis de aleación de aluminio la hace ser más ágil, la reducida distancia entre ejes (1,385 mm), así como su suspensión desarrollada en competición, son características que la convierten en una Supersport digna heredera de la marca japonesa que hace buena una de las máximas de la competición: menos peso, más potencia.

Un motor fiable y potente
El propulsor de esta Suzuki es un motor de alta eficiencia energética que emplea las mejores condiciones mecánicas: cuatro cilindros en línea, 599 cc, cuatro tiempos, refrigerado por líquido que se alimenta por una inyección electrónica SDTV de doble mariposa la cual utiliza cuatro inyecciones de pulverizado fino para contribuir en una combustión más completa.

En nuestra prueba notamos que Suzuki ha aumentado el par motor a bajo y medio régimen con un cruce de válvulas más agresivo, reduciendo el peso y las fricciones producidas en su interior, así como la presión generada en el bloque motor. También se ha acortado el desarrollo, lo que se traduce en más par motor que, entre otras cosas, se puede aprovechar para salir de las curvas con las revoluciones más altas. La mejora en el par se siente más en medias revoluciones y la aceleración es más directa desde parado.

El módulo de control proporciona una gestión avanzada del motor y una configuración mejorada para adaptarse a los sistemas de admisión y de escape, lo que resulta en una respuesta lineal del acelerador y menos combustible. La transmisión es de seis velocidades estándar y el embrague es anti-rebote, que permite bajar de velocidad sin perder control de la moto.

El S-DMS de Suzuki ofrece dos mapas de inyección y permite al piloto adaptar la moto a sus preferencias con sólo pulsar un botón y cambiar al modo deseado; uno con reducción de potencia y el otro sin restricciones. En curvas, volvemos a disfrutar de una entrada fácil, un paso un poco más complicado y una salida eficaz y suave gracias a un motor que, en su funcionamiento, es muy elástico y que, llegando a tocar las 4 mil revoluciones, empieza a empujar de un modo más salvaje.

Suspensiones y frenos mejorados
La GSX-R600 incorpora el amortiguador de dirección asistido electrónicamente que proporciona una dirección más suave y ligera a velocidades lentas, mientras que en altas ayuda a generar más fuerza en la amortiguación. Esto supone un plus en seguridad y maniobrabilidad que se complementa con un equipo de suspensiones de alto nivel.

En la parte delantera porta una horquilla telescópica invertida Showa Big Piston totalmente ajustable (BPF) con recubrimiento de titanio regulable y un amortiguador de dirección transversal, lo que le concede fiabilidad y direccionalidad al tren delantero. La suspensión trasera, conformada por un monoamortiguador hidráulico Showa, se regula exteriormente en extensión y compresión. Mientras que el amortiguador de dirección concede más aplomo en los cambios de dirección y también cuando se alcanzan altas velocidades, por su parte, el damper electrónico brinda mayor control al endurecer o suavizar la suspensión y la dirección de acuerdo a la velocidad sin muelleo.

El resultado en pista es excelente, mientras que en ciudad comprobamos que absorben los baches gracias a un tarado muy acertado (no muy duro). Respecto al sistema de frenos; el tren el delantero está equipado con doble disco flotante de 310 mm y pistón Brembo, mientras que el trasero es un disco sencillo. La respuesta de los frenos es mejor que en versiones anteriores, sobre todo en frenadas de emergencia. Del mismo modo, la horquilla (especialmente la última parte de su recorrido), es capaz de absorber este tipo de frenadas y también percibimos un mejor tacto en las palancas de freno. En lo que al panel de control se refiere, encontramos una instrumentación compacta y ligera que incorpora cronómetro de serie para contar vueltas e indicador secuencial.

Tras concluir la jornada de manejo con la Suzuki GSX-R600, nuestras impresiones refuerzan la nota alta que se ha ido ganando este modelo conforme ha ido puliendo detalles (no menores) a través de sus actualizaciones más puntuales, desde que en 2012 se transformara en una moto más dinámica, más ligera y más potente.

Hoy sigue siendo una de las Supersport más polivalentes y fáciles de manejar, perfecta para los amantes de las deportivas que también quieren conducirla en ciudad, para escapadas de fines de semana, rondas en circuito y Track Days.

FICHA TÉCNICA
MOTOR
Tipo: Cuatro tiempos, refrigeración líquida, radiador trapezoidal, DOHC, doble árbol de levas, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro
Cilindrada: 599 cc
Diámetro x Carrera: 67.0 x 42.5 mm
Relación de compresión: 12.9:1
Sistema de combustible: Doble inyector por cilindro con SDTV de doble mariposa
Sistema de arranque: Eléctrico
Sistema de lubricación: Bomba húmeda
Encendido: Electrónico transistorizado

TRANSMISIÓN
Embrague: Húmedo de discos múltiples con clutch anti-rebote
Transmisión: 6 velocidades
Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Aleación de aluminio y basculante de aluminio
Suspensión delantera: Horquilla telescópica invertida con resorte y aceite Showa con recubrimiento de titanio
Suspensión trasera: Monoamortiguador hidráulico y resorte Showa
Freno delantero: Doble disco flotante de 310 mm y pistón Brembo
Freno trasero: Disco sencillo
Neumático delantero: 120/70ZR 17M/C (58W) tubeless (36 psi) Bridgestone
Neumático trasero: 180/55ZR 17M/C (73W) tubeless (36/42 psi) Bridgestone
Rines: Aleación de aluminio

DIMENSIONES Y PESOS
Largo: 2,030 mm
Ancho: 710 mm
Alto: 1,135 mm
Distancia entre ejes: 1,385 mm
Distancia al piso: 130 mm
Altura del asiento: 810 mm
Peso en seco: 156 kg
Peso neto: 187 kg
Capacidad del tanque de combustible, incluida reserva: 17 l

COLORES: Pearl Glacier White y Glass Sparkle Black
PRECIO: Desde $218,990.00 pesos

X