Realiza una búsqueda en las noticias:

Suzuki Intruder: Ni deportiva, ni ‘cruiser’… las dos cosas

Suzuki Motor de México ha querido cerrar el 2018 ‘echando toda la carne al asador’ y qué mejor que haciéndolo de la mano de una de sus propuestas más arriesgadas e innovadoras: la Suzuki Intruder que, como la propia marca la define, no es una deportiva, ni una Cruiser… Sino ambas cosas. En Revista Moto hemos probado este modelo que, desde luego, no pasa desapercibido allí por donde se mueve, partiendo de una premisa que siempre llevamos a gala en esta Casa Editorial: se agradece el aire fresco y que una firma de la categoría de Suzuki trate de sorprender al mercado.

Definir su silueta no es una tarea sencilla pues, según se observe una parte u otra, encontramos claras referencias de ambos estilos (deportivo y Cruiser); quizás lo más acertado sería decir que es una deportiva por estilo y por la fusión de líneas que incorpora su carrocería. Y Cruiser por la posición de manejo que otorga a su piloto, que encuentra una postura cómoda con las extremidades estiradas.

Esto último es un claro homenaje del legado que dejaron las Intruder de los años 80 y 90. Una moto decididamente Cruiser que se convirtió en un modelo escogido por los amantes de las rutas. Aunque esta remasterización tiene señas de identidad propias, destacamos su manubrio ancho que permite giros en parado y buenas maniobras.

Entrando de lleno en su aspecto, llama la atención poderosamente el color negro que impera en el conjunto hasta hacerlo seña de identidad: motor, chasis, horquilla y hasta maletas. Apenas hay detalles cromados, como en el faro redondo (un guiño al modelo original), las direccionales o ciertos aspectos claves en el tanque de combustible o en los adornos de las maletas. Todo suma a esta imagen oscura que le sienta francamente bien a esta Suzuki. También cabe destacar que existe una opción de color donde prepondera el gris plateado.

En su carrocería también hay recovecos clásicos, con líneas suaves; como también hay espacio para el músculo que alcanza con las maletas laterales. Sea como sea, la moto no pasa desapercibida y marca tendencia en un sector no tan explorado por las grandes marcas: las Cruiser de baja cilindrada.

Más allá de los gustos de cada uno, las líneas modernas y sus volúmenes amplios (gracias a muchas piezas de plástico) le dan aspecto de ser una moto de más cilindrada. Al frente se destaca el conjunto óptico halógeno en forma de diamante con luz LED – DRL, enmarcado en un carenado envolvente (quizás el guiño más evidente a las viejas Intruder), también destaca el tanque de combustible que se flanquea de grandes alerones que le dan más cuerpo a pesar de que el depósito no supera los 11 litros de capacidad. El panel de instrumentos también recuerda sobremanera al de la gama Gixxer, totalmente digital y con un muy buen tamaño para que el piloto reciba toda la información del funcionamiento de la moto con sólo echar un vistazo.

ENTREGA SUAVE
El motor es el mismo que el de la más reciente versión de la Gixxer, un monocilíndrico SEP (Suzuki Eco Performance) de 154 cc con una potencia de 14.5 CV e inyección electrónica. La entrega de potencia es, sobre todo, suave y lineal. Pero también el consumo es eficiente, pues el sistema Eco Performance permite que el propulsor tenga menos emisiones gracias a una válvula de retorno que hace que el combustible se aproveche mucho mejor y, por tanto, que el gasto sea más reducido: aproximadamente unos 48 kilómetros por litro. En cuanto a la aceleración, la moto pasa de los 0 a los 60 kilómetros por hora en 6.8 segundos, según nuestros propios registros.

La refrigeración del propulsor es otra de las novedades que Suzuki presume en este modelo. Se trata del sistema jet, que a través de un baño de aceite que rocía la base del pistón (donde se registran las temperaturas más altas), ayuda a bajarlas para que el motor no se caliente tanto ni pierda potencia.

El funcionamiento es muy adecuado para un motor de calle: arranca suave y facilita los regímenes medios y maneja un sistema de escape de doble vía que permite gozar de bajos niveles de ruido. El torque es mesurando para facilitar la respuesta en todo el arco de potencia sin exabruptos.

La transmisión es de cinco velocidades, con relaciones de cambio amplias e ideales para no pensar demasiado en embragar mientras se circula. Obviamente, este tipo de relación necesita una adaptación por parte del piloto para no verse limitado en la entrega de potencia en situaciones de máxima exigencia.

La parte ciclo viene determinada por un solvente sistema de suspensiones compuesta por una horquilla telescópica de buen recorrido (además de que la moto tiene espacio de sobra entre el piso y el motor). En la parte trasera trabaja un monoamortiguador regulable (que se siente más duro en comparación con el tren delantero) que permite un mejor posicionamiento y control de la Suzuki en bajas y altas velocidades. En nuestra Prueba Activa quedó patente el buen desempeño de las suspensiones, incluso con la moto cargada y la ausencia de oscilaciones. Igualmente, a la hora de frenar, tampoco se hunde en exceso.

Respecto a los frenos, incorpora el sistema ABS de un solo canal en el tren delantero y discos. En la parte delantera trabaja un disco ventilado semiflotante que permite frenadas de emergencia con un tacto que fue muy de nuestro agrado. Los frenos los firma Bybre, marca que cada vez manufactura mejores productos. Respecto a los rines, son de aleación con una medida de 17”, lo que permite que la moto aguante bien el paso por baches.

La entrada por curva es sencilla, el paso estable y la salida suave, como también lo es su manejo. Por ello, la Intruder bien podría convertirse en la primera moto o en la segunda de alguien que quiera dar un paso adelante en cuanto a estilo y prestaciones. Con un manejo sencillo y una velocidad fluida, la postura no podía ser otra que cómoda, con las extremidades estiradas y con un asiento amplio y bien mullido. Es hora de dejarte llevar por esta moto diferente que necesitas probar. Agenda una prueba de manejo en tu agencia oficial Suzuki más cercana.

EN BREVE SUZUKI INTRUDER
¿Qué es lo que más llama la atención de este modelo?
Su estética y su presencia. Con porte de moto de más cilindrada y su diseño futurista, la Intruder no deja a nadie indiferente.

¿Para qué tipo de usos está indicada? Para disfrutar del manejo de una moto dócil y dinámica. Carreteras (salidas cortas), avenidas y calles de la ciudad serán testigos del paso de una moto que no pasa inadvertida.

¿Cómo es su motor? Es el mismo que porta la más reciente versión de la Gixxer, un monocilíndrico SEP (Suzuki Eco Performance) de 154 cc con una potencia de 14.5 CV e inyección electrónica. Es, además de eficiente, más respetuoso con el medioambiente porque aprovecha mejor el combustible.

FICHA TÉCNICA SUZUKI INTRUDER
MOTOR
Motor: Monocilíndrico, 4 tiempo
Desplazamiento: 154.9 cc
Potencia: 14 CV
Torque: 13.7 Nm @ 6,000 rpm
Sistema de arranque: Eléctrico
Diámetro x carrera: 56.0 x 62.9 mm
Sistema de inyección de combustible: Electrónico

TRANSMISIÓN
Transmisión: 5 velocidades
Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: N/D
Suspensión delantera: Horquilla telescópica hidráulica con resorte
Suspensión trasera: Brazo oscilante con monoamortiguador con 5 ajustes
Freno delantero: Disco sencillo con ABS de serie
Freno trasero: Disco sencillo
Neumático delantero: 100/80-17 sin cámara
Neumático trasero: 140/60r-17 Radial sin cámara

DIMENSIONES Y PESO
Distancia al suelo: 170 mm
Largo total: 2,130 mm
Altura del asiento: 740 mm
Ancho total: 805 mm
Altura total: 1,095 mm
Distancia entre ejes: 1,405 mm
Tanque de combustible: 11 L
Peso: 148 kg

COLORES: Gris metálico/negro metálico mate y Negro brillante/Plata titanio metálico mate
PRECIO: Desde 45,990.00 Pesos