Suzuki Katana 2020

Renacida
Katana 3.0

 

38 años después Suzuki remasteriza uno de sus modelos más legendarios: la Katana vuelve con un aire de naked neo retro y nuevas capacidades que expresan el espíritu del modelo original

(En breve)
¿Cuáles son los aspectos más destacados de este modelo?
El diseño radical planteado por Rodolfo Frascoli es uno de los puntos más llamativos de la nueva Katana, que también cuenta con una parte ciclo muy competitiva y hecha ex profeso para disfrutar del asfalto.

¿Cómo es su motor?
Un tetracilíndrico de 999 cc y 150 CV de potencia dosificable en aceleración. Con buen par motor y una entrega lineal empuja sin piedad en todo el arco de potencia sin transiciones ni estridencias.

¿Cómo se comporta en curvas?
Ofrece aplomo y diversión a partes iguales. La entrada es sencilla, perdonando errores gracias a su aplomo y al manubrio ancho; el paso es muy preciso y la salida rápida. Los cambios de dirección son muy ágiles.

(Cuerpo de texto)
Revista Moto ha tenido el placer de probar antes que nadie en México uno de los modelos más esperados de los últimos años: la nueva Suzuki Katana, un mito que renace gracias a los ingenieros de la firma de Hamamastsu, que han trabajado con la pasión de los artesanos japoneses que forjaban las armas de los samuráis para la remasterización de un mito que se ha forjado a fuego lento.

En esta Casa Editorial y gracias a Suzuki Motor de México queríamos empezar el año comprobando si este nuevo modelo está a la altura de esa motocicleta que puso de revés el mundo de las dos ruedas en la década de los 80 y, para ello, nada mejor que está completa Prueba Activa.

Desde que presenciamos los primeros teasers de este relanzamiento en el EICMA de Milán en 2017, la expectación no ha hecho sino crecer entre los medios de comunicación especializados, que veían con muy buenos ojos -incluso pedían- la vuelta de esta moto que, en su día, rompió esquemas gracias a sus 90 CV y a un planteamiento avanzado en cuanto a diseño, aerodinámica y parte ciclo. Los aficionados más veteranos recordarán el entonces novedoso sistema antihundimiento de la horquilla delantera, los amortiguadores con sistema de ajuste de precarga rápido, y su carenado tan particular que dejaba a la vista el motor.

Para la vuelta a la producción de la Katana, Suzuki ha aprovechado un diseño icónico sin parangón hasta la fecha y que puso en manos de Rodolfo Frascoli para hacer su particular espada samurái a modo de ‘concept’. En INTERMOT de 2018 se presentó la versión definitiva de la Katana que, sin duda, remasteriza la versión original forjada por Kazutaka Ogawa.

No es difícil darse cuenta que en la versión 2019 se han aprovechando diferentes elementos de la GSX-S1000 que se combinan con acierto sobre reminiscencias del primer modelo. Así, de su estética destacan las líneas radicales, con ángulos muy cerrados que dibujan muchos picos en una silueta voluminosa en un conjunto bajo (la altura del asiento es de 825 mm y la distancia al piso de 140 mm).

El detalle más característico -y evocador del modelo de 1981- es su faro cuadrado integrado en el frente que se armoniza con luces stop sobresalientes en la sección trasera para darle una apariencia más moderna y funcional (todos los grupos ópticos son de LED). Dándole una buena ojeada al conjunto, notamos un aire neoclásico en la línea de las tendencias actuales del mercado.

El carenado sigue siendo pequeño y afilado, aunque su diseño es completamente diferente al de la primera versión, carece de guardabarros y, por tanto, deja el espacio
del paso de rueda limpio; el portaplacas se ancla al basculante, como también las direccionales, que se sitúan a media altura de la llanta trasera.

En cuanto al tanque de combustible, de 12 litros de capacidad, cumple una doble misión a la perfección: estéticamente realza las líneas de la moto y ergonómicamente ayuda a que piernas y rodillas se integren en el conjunto. El asiento bicolor en dos recupera las tres líneas transversales en el espacio para el pasajero (algo reducido). Su mullido es correcto y proporciona una buena acogida de los pies en las estriberas, impidiendo que las piernas se abran en exceso. El manubrio es convencional (el original era un semimanubrio) que deja los brazos en una posición deportiva. Otro elemento que no es fiel al concepto original es el escape, en la versión actual es corto y en color negro.

Un motor muy probado
Para dotar del corazón perfecto a esta Katana, Suzuki ha acudido a una de las joyas de su catálogo, la GSX-R1000, de quien ha incorporado su poderoso propulsor con mejoras en sus componentes (nuevos pistones, nuevas bujías de iridio, doble sistema de admisión con doble mariposa y válvula electrónica) y la adaptación a la Euro 4.

El tetracilíndrico dispone de 999 cc y proporciona 150 CV de potencia y en su comportamiento notamos que es más dosificable en aceleración, que consigue aumentar el par motor y también que es más progresivo y lineal en su entrega. Con cifras como 108 Nm a las 9,500 revoluciones por minuto no es difícil hacerse una idea del poder que esconde esta Suzuki, que empuja sin piedad en todo el arco de potencia sin transiciones ni estridencias. Los cambios de seis velocidades se hacen de manera

suave e inmediata y cuenta con embrague antirrebote de funcionamiento preciso, incluso sin tener un accionamiento hidráulico.

A pesar de que el acelerador es por cable, la entrega en el primer tacto de apertura es fuerte (el motor se muestra muy sensible a la primera parte del acelerador), proporcionando una sensación de deportividad que invita a subir la velocidad. A regímenes medios llegamos a percibir unas leves vibraciones, pero pasando de las 8,000 vueltas desaparecen; a 11,000 vueltas la Katana es una espada afilada que corta el aire. Respecto a su consumo, después de nuestra Prueba Activa en la que el uso fue muy exigente, el tanque nos permitió rodar 150 kilómetros.

Entre su electrónica destaca el control de tracción -que también se puede desconectar por completo- con tres niveles de intervención: bajo, para un manejo deportivo; medio, para zonas urbanas, y alto, indicado para condiciones de lluvia. También cuenta con el Suzuki Easy Start System (SESS), que permite al usuario arrancar el motor con pulsar una sola vez el botón de encendido. La electrónica, que no es tan abundante en este modelo, se completa con un sistema ABS Bosch -no se puede desconectar-.

Parte ciclo específica
Donde no se han escatimado esfuerzos ha sido en la parte ciclo de la Katana. Con un chasis ligero y compacto de doble mástil fabricado en aleación de aluminio la moto permite las mejores condiciones para disfrutar del asfalto, particularmente en trazados sinuosos. En curvas, la entrada es sencilla, perdonando errores gracias a su aplomo y al manubrio ancho; el paso es muy preciso y la salida rápida. Igualmente buenos son los cambios de dirección: ágiles y radicales si el piloto es experimentado.

El conjunto chasis-suspensiones ofrece muy buen desempeño e inspira mucha confianza. La horquilla delantera KYB cuenta con amortiguación, rebote, compresión y precarga totalmente ajustables, mientras que la trasera permite ajustar la amortiguación de rebote y precargar el resorte. Para los frenos Suzuki también recurre a los mejores componentes de la GSX-R, como las pinzas de freno Brembo de 4 pistones y los discos de freno de 310 mm.

La instrumentación se resume en una pantalla totalmente digital que, si bien ofrece toda la información necesaria para el piloto con un buen resultado, incluso con mucha luz directa su diseño es sencillo. Quizás demasiado. Esta es la tónica de una moto que, estamos seguros, se seguirá actualizando con más equipamiento, como una IMU, modos de manejo, un Quickshifter o el ABS en curva. Esto la adaptaría a la tecnología más actual del mercado. La línea de sencillez en este sentido nos parece un guiño al modelo original que, sin duda, convencerá a los entusiastas de la Katana y también a los amantes de las motos neo retro.

FICHA TÉCNICA
MOTOR
Tipo: 4 tiempos, refrigeración líquida, DOHC, 4 cilindros en línea
Desplazamiento: 999 cc
Sistema de arranque: Eléctrico
Diámetro por carrera: 73.4 mm x 59 mm
Sistema de combustible: Inyección electrónica

TRANSMISIÓN
Transmisión: 6 velocidades

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Aleación de aluminio
Suspensión delantera: Horquilla invertida totalmente ajustable
Suspensión trasera: Monoamortiguador tipo eslabón ajustable
Freno delantero: Doble disco y Sistema ABS
Freno trasero: Disco sencillo y Sistema ABS
Neumático delantero: 120/70ZR17
Neumático trasero: 190/50ZR17
Rines: Aleación de aluminio

DIMENSIONES Y PESOS
Largo: 2,130 mm
Altura del asiento: 825 mm
Ancho: 835 mm
Altura: 1,110 mm
Distancia al suelo: 140 mm
Distancia entre ejes: 1,460 mm
Peso: 215 kg
Tanque de combustible: 12 L

COLORES: Plata mística, Negro brillante
PRECIO: N/D