SUZUKI KATANA, DUCATI STREETFIGHTER V4, BMW F900R

PODER, MÚSCULO Y EXPLOSIVIDAD

En Revista Moto comparamos este mes tres impresionantes modelos del segmento supernaked disponibles en México. Cada motocicleta tiene un perfil muy distinto que colmará las aspiraciones de cada motociclista

El segmento supernaked es uno de los que más movimientos ha registrado en los últimos tiempos, con fuertes lanzamientos que van subiendo el listón para todas las marcas en una competencia que nos está dejando productos cada vez más completos e interesantes.

En esta edición de Revista Moto ponemos a prueba tres de los modelos más completos que se pueden encontrar en nuestro país: tres motos superlativas de tres marcas de leyenda para conquistar el asfalto: la Suzuki Katana, la BMW F900R y la Ducati Streetfighter V4.

En estas páginas nuestros lectores han podido conocer los detalles de cada uno de estos modelos (que han pasado por la sección Pruebas Activas); este mes desarrollamos una comparativa en la que analizamos los puntos más fuertes de estas unidades para conocer mejor su desempeño en ciudad y carretera.

Cada una de estas tres máquinas posee atributos más que suficientes para complacer a un tipo de motociclista exigente, que apuesta por la deportividad y la exclusividad. A pesar de sus semejanzas, desde su propia concepción, resulta evidente que cada moto tiene una personalidad distinta para orientarse a diferentes públicos que apreciarán cada uno de sus atributos por encima de otros, por lo que en esta Casa Editorial siempre apelamos a que sean los propios usuarios quienes, atendiendo a las diferencias en configuración, mecánica e ingeniería, se decanten por la que más satisfaga sus necesidades y se ajuste a su presupuesto.

Todas estas motos parten de un concepto naked que mezcla aptitudes para moverse por la ciudad y salir a carretera, pero sus características también las convierten en buenas candidatas para la pista en track days. En este último cometido la Streetfighter V4 brilla por encima del resto al tratarse de una moto derivada directamente de la competición, con el ADN de la Panigale V4 que le otorga una ventaja considerable sobre la máquina de BMW Motorrad y de Suzuki.

 

DISEÑO
Este año Ducati recuperó el concepto Streetfighter con su V4, una Panigale V4 sin carenado y con un manubrio de tubo más ad hoc al sentimiento naked y el empleo de alerones biplanos en ambos los lados. Las formas de esta italiana están talladas con esmero y con la clásica combinación de colores de Ducati, es difícil darle menos que un sobresaliente a una moto con aspecto de depredador que incluso se corona con la sonrisa del Joker en la parte frontal gracias al faro LED delantero minimalista, implementado por el equipo Ducati Style Center.

La apuesta de Suzuki pasa por recuperar una moto icónica, de esas que no se olvidan por su aire retro-futurista que nunca pasará desapercibido. De ello se encargó el prestigioso estudio Frascoli Design, que le dio mucha notoriedad a su volumen y a un frontal impresionante, trazado con líneas rectas del que sobresale su faro cuadrado. La remasterización de este modelo se completa con un colín nuevo sin protección y un portaplacas anclado al basculante junto a los direccionales. Del modelo original también desparece el semimanubrio dando paso a un manubrio convencional que permite una posición de manejo más cómoda. El escape también es de nuevo cuño y la cúpula que protegía del viento en el modelo original 1981 ya no tiene esta función, ya que el modelo actual es naked.

BMW Motorrad presenta una imagen muy moderna en su F900R, en la que destaca el gran tanque de combustible y su nuevo faro delantero compacto con un aire más estilizado y deportivo. BMW también ha centrado el diseño de su nueva supernaked en la distribución óptima del peso para permitir una posición de ataque. La parte trasera concede formas más suavizadas, tanto en el asiento como en el colín y el escape inferior compacto que remata en un conjunto que evoluciona muy satisfactoriamente respecto a su antecesora, la F800R.

MOTOR: TRES MANERAS DE ENTENDER LA ENTREGA DE POTENCIA
En el corazón de estas tres motos se aprecian importantes diferencias que conviene poner sobre la mesa para entender el manejo de cada una. Si atendemos a las fichas técnicas, la Streetfighter es el modelo más avanzando al presentar unas cifras de infarto que, después, se verán traducidas en su manejo, gracias a una insuperable relación peso-potencia (199 kg en orden de marcha – 208 CV): el Desmosedici Stradale de 1,103 cc entrega un torque máximo de 123 Nm a 11,500 rpm.

Para desplegar tanta potencia y darle el control necesario, Ducati acude a la aerodinámica y a la electrónica. Partiendo de la Panigale V4, el motor de la Streetfighter hace las veces de parte central del chasis para centralizar masas. El motor compacto se integra en el conjunto con la ayuda aerodinámica que prestan las alas laterales dobles de su carenado que ejercen una presión en el tren delantero de 28 kilos a 270 kilómetros por hora y de 8 kilos en el tren trasero. Estas aletas mejoran la estabilidad en curva y también el flujo de aire a los radiadores.

En cuanto a la electrónica, Ducati confía el control de sus avanzados sistemas a una IMU de seis ejes que identifica la posición de la moto para corregir, en caso de que sea necesario, cualquier movimiento a través de sensores que controlan el ABS Cornering EVO de tres niveles o el control de tracción DTC EVO 2 configurable en seis niveles. Además, el Ducati Slide Control (DSC) actúa sobre la entrega de par en función del ángulo de deslizamiento de la moto. Entre el resto de sistemas, destacan el Quickshifter, el antiwheelie (DWC EVO) y el sistema de lanzamiento (DPL), además de la gestión de freno motor con tres niveles y las suspensiones electrónicas que se complementan a la perfección con los tres modos de manejo: Race, Sport o Street.

El panel de control consta de una pantalla de TFT de 5 pulgadas a todo color que parece sacado de una nave espacial. Se puede configurar de dos modos distintos: Track, que resalta los tiempos de vuelta y la escala del contador de revoluciones hace que las revoluciones del uso de la pista sean más visibles; y Road, que reemplaza los tiempos de vuelta con información sobre el Sistema Multimedia Ducati, con una escala de revoluciones es más apropiada para el uso en carretera o ciudad.

La Suzuki Katana monta uno de los propulsores más fiables de la marca japonesa: un cuatro cilindros en línea de refrigeración liquida y 150 CV a 10,000 vueltas, derivado de la Suzuki GSX-R1000, pero sin partes en titanio. El tetracilíndrico cuenta con mejoras como pistones más ligeros, un nuevo sistema de admisión con doble mariposa -una controlada por el acelerador y otra por la centralita con base a la posición de la mariposa primaria del acelerador, la marcha engranada y el régimen de motor- y una válvula electrónica en el escape para dar más par y mejorar la entrega.

El motor está adaptado a esta nueva Katana para hacerlo más lineal y suavizar su entrega, con un sistema de asistente a bajas revocaciones que regula las revoluciones en salidas o mientras se maneja a velocidades bajas. Además, Suzuki presume de un radiador de alta eficiencia que trabaja con un radiador de aceite refrigerado por líquido para mantener la temperatura del motor.

Como detalle curioso, la versión 2020 de la Katana aún tiene un acelerador por cable, tal y como equipaba el modelo original. Precisamente, en la línea de respetar el concepto original, esta moto carece de IMU y de ayudas tan sofisticadas como sus rivales en una apuesta por lo práctico. Entre su electrónica destaca el control de tracción -desconectable- con tres niveles de intervención: bajo, para un manejo deportivo; medio, para zonas urbanas, y alto, indicado para lluvia. También cuenta con el Suzuki Easy Start System (SESS), que permite al usuario arrancar el motor con pulsar una sola vez el botón de encendido. La electrónica, que no es tan abundante en este modelo, se completa con un sistema ABS Bosch.

En la pantalla LCD se ofrece toda la información disponible y los testigos habituales. Todo se ve de manera clara gracias a un fondo negro y a un sistema antibrillo que permite la visualización, incluso en condiciones de luz fuerte.

Desde BMW Motorrad siguen perfeccionando su dos cilindros en línea para darle un par más alto: la F900R otorga entre 4,500 y 8,500 vueltas con 87 Nm. Con 895 cc y 105 CV, el propulsor es capaz de ofrecer casi el 95% de su fuerza máxima en casi la mitad del cuentarrevoluciones. Todo ello gracias a una revisión profunda de sus componentes que, además de conceder la certificación Euro 5, aumenta su rendimiento. Además de ampliar el diámetro de sus cilindros, las líneas de admisión y escape son nuevas y también dispone de pistones forjados. El doble eje de equilibrado concede un tacto exquisito que sólo es capaz de implementar BMW Motorrad en sus motos, con cero vibraciones.

El motor, lineal y con potencia de sobra en todo el arco de revoluciones, es capaz de ofrecer diferentes sensaciones gracias a los dos modos de manejo que vienen de serie: Road y Rain (que se pueden complementar como extra con los modos Pro). En función del modo que se seleccione, la moto ajusta la potencia, el par motor y la sensibilidad del recorrido del gas electrónico. En la versión más básica, esta BMW también dispone de ABS y del sistema de control de estabilidad ASC.

El cuadro de mandos es completamente digital: una pantalla TFT de 6.5 pulgadas con una legibilidad perfecta en cualquier circunstancia. Los menús son sencillos de interpretar y la conectividad con el celular depende del sistema BMW Motorrad Connectivity.

EN MARCHA: PERSONALIDADES DISTINTAS
Dadas las características de cada moto, su comportamiento en marcha es muy distinto. La deportividad (más que eso, la radicalidad) se escribe con los colores de Ducati, que ha creado una moto capaz de devorar el asfalto. Por ello, en ciudad se limita muchísimo, y es en carretera y en circuito donde podemos sacar lo mejor de ella. Cabe destacar que su capacidad plena sólo podrá alcanzarse en circuitos debido a las limitaciones de velocidad, que supera con mucho.

A pesar de las comodidades que ofrece la electrónica, el comportamiento es agresivo en todo momento, como es de esperar de una moto desarrollada por Ducati Racing. Ligera y con una facilidad asombrosa para trazar curvas, esta moto es la menos indicada, de las tres que protagonizan este reportaje, para un piloto novel: definitivamente se necesita experiencia para sacar el jugo a este diablo rojo; la ciudad le queda pequeña y también la mayoría de las carreteras. En track days la cosa cambia y ahí es donde pilotos experimentados podrán desatarla.

 

La actual Suzuki Katana ha suavizado considerablemente su carácter de antaño para hacerla una moto mucho más dócil y manejable. Si bien es cierto que a la hora de abrir gas la Katana vuelve a cortar el viento, su uso en ciudad nos satisfizo. En carretera el comportamiento es aún mejor, con la única limitante de un depósito de combustible con poca capacidad, garantizando unos 150 kilómetros de autonomía. En curvas, la entrada es sencilla, perdona errores gracias a su aplomo y al manubrio ancho; el paso es muy preciso y la salida rápida. Igualmente buenos son los cambios de dirección: ágiles e, incluso, radicales si el piloto es experimentado.

La F900R es la moto más sencilla de manejar de las tres analizadas y tal vez la más agradable. Aunque no le falta potencia ni dosificación, este modelo deja muy claro que la prioridad de BMW Motorrad nunca ha sido llevarla a los límites en potencia, pues ésta no es una moto estridente. A cambio, la marca alemana ofrece placer en el manejo y polivalencia para llevarla en ciudad y no con tanta deportividad. Para pilotos con menos experiencia ésta es la moto que más recomendamos de las tres: se podrá dominar de un modo más fácil gracias a su electrónica, ya que la moto es capaz de controlar las inercias y corregir múltiples errores comunes. Para un uso diario ésta sería la moto recomendada ya que, además, es la que mayor altura al piso posee y, dadas las características del asfalto de nuestras ciudades (y la alarmante cantidad de baches y topes), será la que menos sufra.

PARTE CICLO Y ERGONOMÍA
En consonancia con su carácter deportivo, la Streetfighter V4 es la que presenta una posición más agresiva de manejo, si bien hay que destacar el trabajo de los ingenieros italianos en adaptar la Panigale V4 al segmento naked. El cambio más significativo ha sido la sustitución de los semimanubrios por una barra alta y ancha que, junto con un asiento de espuma con 60 mm de espesor y una posición acertada de las estriberas, garantizan una postura deportiva.

La V4 monta horquillas Showa BPF de 43 mm con ajuste total en la precarga del resorte y la compresión y la amortiguación de rebote. Un amortiguador de dirección Sachs completa el paquete frontal, mientras que en la parte trasera trabaja un amortiguador Sachs totalmente ajustable, que se une por un lado al motor a través de un soporte de aluminio forjado.

El sistema de frenos corre a cargo de Brembo (Stylema monobloque) dotados con pinzas de freno dual (cada una con cuatro pistones de 30 mm) que actúan sobre discos de 330 mm de diámetro, al frente y 245 mm detrás, con una pinza de dos pistones. De serie, la V4 dispone del sistema ABS Cornering EVO, que utiliza la unidad de control 9.1MP.

La Suzuki Katana presenta una parte ciclo muy adaptada al diseño de esta moto. Con chasis ligero y compacto de doble viga fabricado en aleación de aluminio, ofrece óptimas condiciones para disfrutar del asfalto, particularmente en trazados sinuosos.

El conjunto chasis-suspensiones ofrece muy buen desempeño y otorga confianza. La horquilla delantera KYB de 43 mm de diámetro y 120 mm de carrera cuenta con amortiguación, rebote, compresión y precarga totalmente ajustables. En la parte trasera el amortiguador con bieletas permite un recorrido de la rueda trasera de 130 mm y es ajustable en compresión y precarga. Para los frenos, Suzuki también recurre a los mejores componentes de la GSX-R, como las pinzas de anclaje radial Brembo de cuatro pistones opuestos y discos de 310 mm.

Respecto a la V4, la posición de manejo de la Katana es mucho más cómoda, con un asiento de amplio espacio que permite movimientos y un manubrio alto. Las estriberas no están en una posición muy elevada y, en resumen, queda claro que la ergonomía de esta versión moderna de la Katana es mucho más amable y polivalente que en el modelo original.

BMW Motorrad apuesta por un moderno chasis con vigas de acero soldadas entre sí, con una sólida parte frontal que se ajusta al motor en cuatro puntos. Precisamente el propulsor juega un papel fundamental, ya que funge como elemento portante. La parte trasera es considerablemente más delgada para albergar al basculante de aluminio. El subchasis es desmontable, mientras que las estriberas se montan sobre placas de aluminio atornilladas al propulsor. El depósito ahora está ubicado entre el asiento y el manillar y no bajo el asiento, como en el modelo anterior.

El equipo de suspensiones se compone de una horquilla invertida de barras de 43 mm de diámetro y 135 mm de carrera que no se puede regular. Detrás tiene un amortiguador de 142 mm de recorrido ajustable en precarga y rebote que se inserta sin bieletas al basculante. El comportamiento es deportivo, como también su posición (la más cómoda de las tres motos analizadas). Las estriberas se han retrasado 15 mm y el manubrio se ha adelantado 25 mm.

En cuanto a los frenos, en la parte delantera trabajan dos discos de 320 mm con pinzas Brembo radiales de cuatro pistones; detrás, monta un disco de 265 mm que se complementa con el ABS de serie. Opcionalmente, la F900R se puede equipar con ABS Pro con acción en curva.

NUESTRAS CONCLUSIONES
Durante el desarrollo de esta comparativa más que intentar poner sobre la mesa cuál es la mejor moto ampliamos la formulación de esta pregunta (casi siempre capciosa), ¿para qué cometido o para qué tipo de piloto son?

Partiendo de esta premisa, es fácil señalar que la Ducati Streetfighter V4 es el modelo más sofisticado, el más tecnológico y también el más equipado, pero también el que se dirige a un tipo de público más específico: pilotos con experiencia que quieren llevar al límite las posibilidades de una supernaked y que, para ello, no dudan en acudir al circuito. Desde luego que esta moto se puede lucir en ciudad (cualquiera de las tres), pero limitarla a eso sería una pena. En carretera su uso es más polivalente; permite estirar el gas, las curvas y disfrutar del viento en la cara en situaciones inimaginables en una moto de calle.

La Suzuki Katana 2020 se mueve entre estos dos mundos con la identidad de un nombre mítico que la convierte en un auténtico ícono de las carreteras. La versión más reciente de la espada de Hamamatsu conserva mucho del modelo original, si bien ha dulcificado su carácter para adaptarse a nuevos pilotos, no sólo a los que hace casi 40 años disfrutaban de este modelo, sino también a aquellos más jóvenes que conocen su leyenda. La Katana ofrece un manejo más mesurado y polivalente, capaz de transportar su sueño por la ciudad, desde las afueras a la urbe y también para salir a carretera.

Desde BMW Motorrad la propuesta es más mesurada, desde su diseño (el más sobrio de las tres), hasta su rendimiento, pasando por su ergonomía, que es la más cómoda si se compara con los otros modelos de este reportaje. La firma alemana ofrece una fiabilidad y unos componentes de alto nivel desde tiempos inmemoriales, por eso es la moto más sencilla de manejar, la más refinada… y también la más idónea para aquellos pilotos que quieren dar el salto desde cilindradas inferiores. La nobleza de esta F900R está a prueba de dudas, como también su completa electrónica, que parten de una base más asequible para ofrecer, a través de su amplio catálogo de accesorios y paquetes, diferentes opciones para configurarla a gusto del usuario.

EN BREVE
¿Cuál es el modelo más deportivo? La Ducati Streetfighter V4 es la más deportiva, tanto en diseño como en prestaciones. Derivada de la Panigale V4, esta moto es prácticamente una superdeportiva sin carenado con todas las condiciones para satisfacer a los pilotos más agresivos.

¿Cuál es la moto más icónica? La Suzuki Katana. La tercera versión de este modelo se inserta en el segmento de las supernaked con la esencia intacta de la moto original que sacará el lado más nostálgico de aquellos aficionados que cuenten con más de 40 años de edad.

¿Cuál es la moto más sencilla de manejar? La BMW F900R que, sin renunciar a unas características impresionantes, pone de manifiesto que para BMW Motorrad la apuesta no pasa por llevar al límite las prestaciones, sino por ofrecer una moto segura y más relajada. Ideal para dar el salto desde cilindradas más pequeñas.

CRÉDITOS
Revista Moto agradece a Suzuki Motos Guadalajara, BMW Motorrad Vanguardia y Ducati Guadalajara, por el préstamo de las motocicletas Katana, F900R y Streetfighter V4 para la realización de esta Prueba Activa. Así como también al Autódromo Guadalajara y al Hotel Auténtico Vertical Lifestyle Suites & Events, por facilitarnos sus instalaciones para la sesión fotográfica.

FICHA TÉCNICA SUZUKI KATANA
MOTOR
Tipo: 4 tiempos, refrigeración líquida, DOHC, 4 cilindros en línea
Desplazamiento: 999 cc
Arranque: Eléctrico
Encendido: Electrónico CDI
Diámetro x Carrera: 73.4 mm x 59 mm
Potencia: 147 CV @ 9,000 rpm
Torque: N/D
Relación de compresión: 12.2:1
Sistema de combustible: Inyección electrónica

TRANSMISIÓN
Embrague: Multidisco en baño de aceite con accionamiento hidráulico
Transmisión: 6 velocidades
Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Aleación de aluminio
Suspensión delantera: Horquilla invertida totalmente ajustable
Suspensión trasera: Monoamortiguador tipo eslabón ajustable
Frenos delanteros: Doble disco y Sistema ABS
Freno trasero: Disco sencillo y Sistema ABS
Neumático delantero: 120/70 ZR17
Neumático trasero: 190/50 ZR17
Rines: Aleación de aluminio

DIMENSIONES Y PESO
Largo total: 2,130 mm
Altura del asiento: 825 mm
Ancho total: 835 mm
Altura total: 1,110 mm
Distancia al suelo: 140 mm
Distancia entre ejes: 1,460 mm
Peso: 215 kg
Tanque de combustible: 12 l

COLORES: Plata mística, Glass Sparkle Black
PRECIO: Desde $269,990 pesos

FICHA TÉCNICA DUCATI STREETFIGHTER V4
MOTOR
Tipo: Cuatro cilindros en V a 90º, 4 tiempos, distribución Desmodrómica, 4 válvulas por cilindro, refrigeración líquida
Desplazamiento: 1,103 cc
Arranque: Eléctrico
Encendido: Electrónico CDI
Diámetro x Carrera: 81 mm x 53.5 mm
Potencia: 208 CV
Torque: 123 Nm @ 11,500 rpm
Relación de compresión: 14:1
Sistema de combustible: Inyección electrónica con dos inyectores por cilindro

TRANSMISIÓN
Embrague: Hidráulico, multidisco en baño de aceite
Transmisión: 6 velocidades con Ducati Quickshifter (DQS) up/down EVO 2
Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Monocasco de aluminio
Suspensión delantera: Horquilla invertida Showa BPF de 43 mm de diámetro con regulación en precarga, compresión y extensión, 120 mm de recorrido
Suspensión trasera: Monoamortiguador hidráulico con regulación en precarga, compresión y extensión con 130 mm de recorrido
Frenos delanteros: Dos discos de 330 mm con pinzas de 4 pistones Brembo Stylema M4.30 Monobloc de anclaje radial de cuatro pistones. ABS
Freno trasero: Disco de acero inoxidable de 245 mm con pinza de dos pistones. ABS
Neumático delantero: Pirelli Diablo Rosso Corsa 2 120/70 ZR17
Neumático trasero: Pirelli Diablo Rosso Corsa 2 200/60 ZR17
Rines: Aleación ligera de 5 radios

DIMENSIONES Y PESO
Largo total: N/D
Altura del asiento: 845 mm
Ancho total: N/D
Altura total: N/D
Distancia al suelo: N/D
Distancia entre ejes: 1,488 mm
Peso: 180 kg
Tanque de combustible: 16 l

COLORES: Ducati Red
PRECIO: $409,900 pesos

FICHA TÉCNICA BMW F900R
MOTOR
Tipo: Bicilíndrico de cuatro tiempos, refrigerado por agua, cuatro válvulas por cilindro accionadas por balancines, dos árboles de levas y lubricación por cárter seco
Desplazamiento: 895 cc
Arranque: Eléctrico
Encendido: Electrónico CDI
Diámetro x Carrera: 86 mm x 77 mm
Potencia: 99 CV @ 8500 rpm
Torque: 92 Nm @6,500 rpm
Relación de compresión: 13.1:1
Sistema de combustible: Inyección electrónica

TRANSMISIÓN
Embrague: Multidisco en baño de aceite (función anti-hopping), de accionamiento mecánico
Transmisión: 6 velocidades
Transmisión final: Cadena

CHASIS, SUSPENSIONES Y FRENOS
Chasis: Bastidor puente de acero en construcción monocasco
Suspensión delantera: Horquilla invertida de 43 mm diámetro con 135 mm de recorrido
Suspensión trasera: Basculante de doble brazo de aluminio con 142 mm de diámetro, amortiguador central directamente articulado, base de amortiguador regulable hidráulicamente, amortiguación de rebote ajustable
Frenos delanteros: Doble disco flotante de 320 mm, pinza de freno radial de 4 pistones. ABS BMW Motorrad
Freno trasero: Un disco de 265 mm, pinza flotante de 1 pistón. ABS BMW Motorrad
Neumático delantero: Radial Tubeless 120/70 ZR 17
Neumático trasero: Radial Tubeless 180/55 ZR 17
Rines: Aluminio fundido

DIMENSIONES Y PESO
Largo total: 2,140 mm
Altura del asiento: 815 mm
Ancho total: 815 mm
Altura total: 1,130 mm
Distancia al suelo:
Distancia entre ejes: 1,518 mm
Peso: 211 kg
Tanque de combustible: 13 l

COLORES: Estilo Sport. Plata metalizada Hockenheim / Racing red sólido, Azul metalizado San Marino, Negro tormenta metalizado
PRECIO: $230,400 pesos