Suzuki V-Strom 1050 XT

Tú marcas el paso

Revista Moto viajó a Málaga, España para asistir a la presentación oficial de la nueva V-Strom 1050 XT de Suzuki, que incursiona en uno de los segmentos más reñidos del mercado con la personalidad de siempre y todas las actualizaciones que estábamos esperando.

¿Cuáles son sus principales novedades?
El motor ha cambiado en piezas claves para adaptarse a la Euro 5. Sin embargo, lo más destacado es la incorporación de nuevos sistemas tecnológicos y una nueva silueta neo retro que se basa en la DR-Big.

¿Cómo se comporta su motor?
La entrega del propulsor es definitivamente mejor. Aumenta su potencia máxima hasta los 108 CV y mantiene un bajo consumo de combustible al tiempo que suaviza su funcionamiento gracias a tres modos de manejo.

¿Cómo es su desempeño en curvas?
Sus mejoras hacen que supere al modelo precedente en este aspecto. La ergonomía y la solidez de sus ayudas electrónicas convertirán cualquier tramo con curvas en un elemento soñado por los pilotos en sus rutas.

La provincia de Málaga, al sur de España, fue el escenario elegido por Suzuki para dar a conocer a la prensa

internacional sus nuevas V-Strom 1050 y V-Strom 1050 XT, motocicletas con las que la marca japonesa actualiza una saga fetiche para los amantes de las Trail de alta cilindrada.

Invitados por Suzuki Motor de México, Revista Moto acudió a esta presentación donde los directivos y técnicos de la firma japonesa: Satoru Terada, Ingeniero en jefe; Yoshinari Ninomiya, ingeniero del motor; Ichiro Miyata, diseñador de estilo; Toshiaki Yoshiura, ingeniero de chasis; Hitomi Ito, diseñadora de color; junto con Ryo Kojima, piloto probador de la marca, además de explicarnos a detalle en qué consistió la remasterización de un modelo que en 2022 cumplirá 20 años, nos dieron la oportunidad de realizar la prueba de manejo de la nueva XT, por unas increíbles carreteras con montañas para comprobar que la V-Strom sigue rebosando esa personalidad de la que siempre ha hecho gala. Además, confirmamos que esta actualización la dota de una electrónica avanzada y más tecnología, convirtiéndola en una moto con más prestaciones, confort y rendimiento.

A la hora de repasar las cuatro actualizaciones previas de la V-Strom es importante darse cuenta de que existen ciertos puntos claves desde la concepción de esta moto que no han cambiado o, mejor dicho, conserva elementos cuya esencia permanece a lo largo de los años. Es precisamente el modelo en el que se basó la primera V-Strom, la Suzuki DR Big de 1988, el que ahora vuelve al candelero en la actualización de las nuevas motocicletas de Aventura de la marca, que retoman su silueta y algunos elementos de decoración de una máquina que se hizo famosa atravesando las dunas en el rally Paris-Dakar. Otros elementos que los amantes de esta saga reconocerán (y agradecerán) como parte de este legado son el motor V-Twin a 90 grados y el chasis de aluminio.

Como una auténtica declaración de principios, la fábrica de Hamamatsu, ha afrontado una renovación que continúa el camino iniciado en 2018, donde se trazó una moto más polivalente, con un aire más deportivo y joven que rompía una tradición más sobria.

Master of adventure
El nuevo eslogan con el que se anuncia la V-Strom 1050 resume lo que los directivos de Suzuki nos explicaron durante la presentación en España: los límites los pone el piloto. Y con esa filosofía se presenta una moto perfecta para escapadas, para terreno asfaltado, para terracería, curvas… Perfecta para darle grandes emociones a su piloto, que sólo debe concentrarse en el manejo y en disfrutar del viaje.
Pero, además de todo esto, es notorio que la firma japonesa ha puesto empeño en dotarla de tecnología… al modo Suzuki, que consiste en experimentar los avances a su disposición para garantizar la mejor experiencia de sus clientes

con unos sistemas que, si bien no simbolizan la vanguardia (porque otras marcas los implementan antes), sí funcionan con una fiabilidad enorme. A prueba de fallos.

En la presentación oficial, directivos de Suzuki Ibérica y de la casa matriz comenzaron a desgranar todas las novedades de las nuevas V-Strom 1050 y 1050 XT y dieron especial importancia a las modificaciones que recibe un propulsor que se adapta a la normativa Euro 5 de control de emisiones y que cambia su refrigeración por aceite por un intercambiador de calor conectado al sistema de refrigeración.

El evolucionado motor Suzuki V-Twin cuenta con 1,037 cc e incrementa la potencia máxima hasta los 108 CV con niveles de consumo de combustible moderados (4.9 litros por cada 100 kilómetros) que se consiguen con cambios en los árboles de levas, el diagrama de distribución, los cuerpos de la inyección, en la centralita, o el radiador (ahora más grande). La principal novedad en lo que a rendimiento se refiere la encontramos en un aumento de 1,000 revoluciones adicionales para que el propulsor estire más y empuje fuerte desde muy bajas vueltas.

La electrónica es muy importante para entender la evolución de la nueva Suzuki, que cuenta con el Suzuki Intelligent Ride System (S.I.R.S) que facilita el manejo sobremanera. Otros detalles fundamentales son el acelerador electrónico Ride-by-wire, los modos de motor Suzuki Drive Mode Selector (SDMS), el control de tracción de tres modos -desconectable-, así como el nuevo sistema de asistencia a bajas revoluciones. Todo ello se vincula a la flamante IMU de seis ejes.

Una ruta exigente
Durante el transcurso de esta prueba de manejo en Málaga, la impresión que nos produjo toda esta tecnología que ahora acompaña a la V-Strom es que las asistencias son poco intrusivas: actúan en función de lo que el piloto requiera en cada situación e, indiscutiblemente facilitan el dinamismo y el propio manejo de la moto.

Desde las pláticas de seguridad, los instructores de Suzuki ya nos advirtieron que la ruta Marbella – Ronda iba a ser demandante, por lo que, tras recuperar fuerzas de la primera jornada, nos alistamos junto con el grupo de 18 periodistas especializados para afrontar el recorrido.

Desde los primeros kilómetros en autopistas nos percatamos que la nueva V-Strom 1050 XT se sentía muy suave como resultado del buen trabajo de los ingenieros japoneses. También es notorio el buen funcionamiento del nuevo tablero de control digital, donde la información es sencilla de leer y su funcionamiento es intuitivo.

Una de las primeras novedades que probamos fue el control de crucero, aprovechando las buenas condiciones de las carreteras, que nos resultó muy sencillo y seguro (apenas tocas el freno el sistema se desactiva). Esto fue de especial utilidad porque el paso del grupo fue muy dinámico en todo momento. Esto también nos permitió calibrar los modos de manejo, con especial gusto por el modo intermedio donde la entrega de gas es muy dosificable gracias al acelerador electrónico.

En la zona de curvas fue el momento para disfrutar del asistente para estas situaciones y del control de tracción (con tres niveles y desconectable) que maximiza la seguridad, impidiendo que se perdiera el control de la moto para sólo disfrutar de los virajes. El modo 1 fue el que más intervención presentó, el 2 menos y el 3 tiene un funcionamiento casi imperceptible. Este equipamiento calcula la velocidad engranada, la velocidad de las llantas, la posición del cigüeñal y la posición del acelerador y cuando interviene una bovina baja su velocidad y el cuerpo de aceleración se cierra.

ZONA ‘OFF ROAD’
Tras disfrutar de tramos de curvas, nos dirigimos a una zona de brechas para experimentar las cualidades Off Road de la Suzuki. En este tipo de terrenos, motos como estas suelen dar ciertos problemas derivados de la aceleración, pues a este tipo de máquinas de aventura ‘no les gusta’ ir despacio y cuando la situación obliga al piloto ha forzar las maniobras a base de tirar del freno o del embrague para ir a una velocidad segura, la V-Strom cuenta con un sistema para bajar las revoluciones, lo que nos proporcionó mucha estabilidad y seguridad para afrontar los tramos más complejos.

A medida que avanzamos en estos terrenos sentimos que la moto podía con más revoluciones para tener más feeling en el acelerador y fue el momento de calibrar el sistema de asistente en pendiente, que responde rápido a un accionamiento algo más severo del freno para bloquear la llanta trasera y, al secar el embrague, antes de que empiece a girar, se desactiva.

El sistema de control dependiente de la carga, y el mejorado sistema de control de frenos en movimiento y frenada combinada nos dejaron también muy buen sabor de boca en conjunto con un buen equipo de frenos que responde perfectamente en mordiente, potencia y tacto. El sistema se compone de dos discos de 310 mm al frente con pinzas Tokico radiales monobloque de cuatro pistones y un disco trasero de 260 mm con pinza de dos pistones.

Aunque el chasis no ha cambiado, la posición de manejo es más cómoda gracias a las nuevas estriberas y a un manubrio nuevo que nos gustó. También nos pareció bien resuelta la cuestión de la cúpula protectora del viento (ajustable con herramienta) que, sin ser perfecta, sí protege bastante al piloto.

En el capítulo de suspensiones, la suspensión delantera descansa sobre una horquilla hidráulica telescópica invertida con muelle helicoidal, mientras que detrás el sistema es de bieletas, con monoamortiguador hidráulico y muelle helicoidal. El conjunto se siente sólido, con un tren delantero de mucha calidad que soporta frenadas sin hundirse. Las suspensiones las firma KYB y aunque en componentes no cambia sustancialmente respecto al modelo anterior, sí es distinto el taraje. Los propios ingenieros de Suzuki nos explicaron que estas modificaciones se han hecho para darle más durabilidad y dinamismo.
Con un excelente sabor de boca concluimos nuestra jornada de pruebas en Málaga no sin antes intercambiar impresiones con los directivos de Suzuki y con otros compañeros de los medios de comunicación especializados desplazados al sur de España.

La actualización de la V-Strom está muy bien pensada (y ejecutada), de manera que ahora se muestra más suave y capaz y se posiciona en el mercado con atributos muy interesantes para aquellos motoristas que quieren más sin perderse en los detalles.

Se especula que la nueva Suzuki V-Strom 1050 XT pueda llegar a nuestro país en el tercer trimestre del 2020.

X