¿Te molesta el ruido del viento en tu casco? Toma acciones clave para evitarlo

Una de las pocas sensaciones desagradables de rodar en moto se presenta por el ruido del flujo del aire al interior del casco, lo que empeora al subir la velocidad.

Hay personas que se ven más afectados por este problema, porque aunque el ruido en el casco no afecta su propósito principal, que es de protección, sí que incomoda en la conducción. Por eso te damos algunas claves que ayudarán a reducir o eliminar el ruido del viento cuando sales a rodar.

El tipo de casco

Una de las razones por las que el viento genera ruido es el tipo de casco. Los jet o abiertos son los más ruidosos, ya que la cara está descubierta y, aunque cubren las orejas, dan más posibilidad al aire de colarse.

Los cascos integrales, por el contrario, son los más silenciosos porque cierran el paso del aire herméticamente, por lo que muy probablemente no tendrás problema, aunque puede haber excepciones por cuestiones muy puntuales.

Los cascos abatibles suelen ser silenciosos, porque cubren la cara y se ajustan bien al cuello, pero las juntas que unen la calota con la mentonera pueden ser fuente de ruido, sobre todo con el tiempo de uso.

Cuestiones básicas

Los cascos están diseñados para ser aerodinámicos posible, lo que permite que la cabeza del piloto se mueva con facilidad a través del aire al rodar. El ruido que molesta a tus oídos puede estar ocasionado por factores muy simples.

Si tu casco no es de tamaño adecuado para tu cabeza, ocasionará problemas. Si es más grande dejará entrar aire a través de los espacios libres entre tu cabeza y el forro. Si se ajusta correctamente a tu cabeza, reducirá los espacios y, con ello, la cantidad de aire y ruido.

En el caso de los cascos integrales o abatibles, deben tenerse en cuenta las condiciones de la junta de la visera, ya que si está desgastada, rasgada o incompleta, permitirá que el aire se cuele.

Asegúrate de que la visera cierre correctamente, sin dejar huecos. En caso de que deje espacios, aprieta o afloja la visera con un destornillador o llave Allen. El buen sellado es fundamental para reducir el sonido del viento. Cualquier rendija, por pequeña que sea, hará que el ruido del viento se incremente con facilidad.

Casi todos los cascos actuales tienen ventilas que permiten el flujo de aire al interior para ayudarnos a mantener la frescura en la cabeza, sobre todo en días calurosos, pero también pueden contribuir al ruido indeseable. La clave está en que, si los respiraderos frontales están abiertos, los traseros también deben estarlo para permitir que el aire circule con fluidez y no genere ruido. Puedes cerrar una o las ventilas que te acomoden. Cerrarlas todas, sin embargo, no es recomendable porque la ventilación es necesaria.

Coloca un dedo entre la parte inferior del casco y el cuello, porque por ahí también puede entrar el aire. Si hay demasiado espacio, probablemente necesites un accesorio que lo cierre.

Accesorios

Si los correctos ajustes del casco no limitan la entrada de aire como tú lo quieres, existen en el mercado accesorios hechos especialmente para esa misión.

Los bloqueadores de viento se colocan en la parte inferior y cierran el espacio entre el casco y el cuello, lo que evitará viento colado por esa parte.

Una cortina de la barbilla encaja en la parte inferior de la barra del mentón, y también evita la entrada de aire y la creación de ruido interno.

Una solución más simple es una máscara o pasamontañas, que proporciona una capa de bloqueo del ruido.

Si tu casco es jet, puedes usar tapones en los oídos para mitigar el ruido del viento y conducir con mayor comodidad. El problema es que no sólo mitigan el sonido del viento, sino el de los alrededores, lo cual puede ser contraproducente.

La motocicleta

Un último factor a considerar es el tipo de moto que conducimos. Una moto naked no ofrece la misma protección contra el viento que una de turismo o una deportiva, ya que éstas tienen carenado y pantalla. Entre más aerodinámica sea la moto, mejor será la protección contra el viento, lo que implica menor ruido.

La solución más práctica y sencilla, sin embargo, está en el casco.