Tecnología y seguridad se dan de la mano

Si hay algo que preocupa a todos los usuarios y grandes aficionados a las motos, es la seguridad y que su moto no carezca de todos los adelantos y avances que van saliendo cada día.  Los últimos años es complicado estar a la última, puesto que se ha incorporado la última tecnología, vamos a hacer un repaso a algunos de los últimos avances.

Faros LED: Producen mucha más iluminación y además en la dirección en la que se incline la moto. También aparecen en este apartado de iluminación las luces de circulación diurna: Hacen que la moto sea mucho más visible en horas de mucha luz.

Control de carril: Mecanismo que lee las líneas de la calzada y cuando el motorista se sale del carril le avisa con señales. Como si fuera una guía de tragamonedas online. Esta guía nos ayudará a cometer menos errores en nuestra conducción y evitará gran parte de los despistes, lo que se traduce en la reducción del número de siniestros.

ABS: De sobre conocido pero implementado año a año. Es un sistema de antibloqueo de las ruedas en caso de frenada. Sirve para evitar que la moto se deslice cuando frene, sobretodo en suelos mojados. Es obligatorio en todas las motos desde 2017.

Frenada combinada: También obligatorio en las motos de más de 125 cc, sirve para repartir la frenada entre las dos ruedas.

Modos de conducción: Ajusta la moto a las características de la vía, de la meteorología. Tienen un modo lluvia, un modo deportivo y un modo que podríamos llamar de paseo, y las más modernas, incluyen incluso un modo circuito.

Ajuste electrónico de la suspensión: Dependiendo de la vía, de los pasajeros, de su peso, la posible carga que lleve la moto, ajusta la suspensión de la misma.

Lo que está por venir…
Reconocimiento dactilar: Consiste en un aparato que registra nuestra huella y hace que sólo nosotros podamos arrancarla.  Relacionado con esto, también llevarían un aparato que con la tecnología del alcoholímetro, mediría nuestro nivel de alcohol, y, en caso de sobrepasar los límites establecidos, no nos dejaría arrancar la moto.

Cascos con realidad virtual y cascos multipropósitos: Llevarían una pantalla en la que podríamos ver el recorrido, y a su vez una cámara trasera que nos permitiría ver lo que tenemos detrás sin necesidad de mirar los retrovisores. Además, nos iría indicando diferentes niveles, como velocidad, gasolina.

Luces laterales: Se está estudiando poner luces laterales con el fin de conseguir mayor visibilidad desde la moto, uno de los puntos débiles de noche. Hay además monos reflectantes que permiten ser vistos desde mayor distancia.

Airbag en los monos: Hay algún modelo de airbag que se coloca en la moto, y que en caso de accidente se infla. Hay otros más sofisticados que tienen sensores que detectan  cualquier cambio en la conducción o en la situación de la moto, y se activan en estos casos. Pero, el airbag en el mono, es algo que está todavía en proyecto, y en principio parece el mejor lugar para colocar un dispositivo así.

Y por último, siguiendo la estela de los automóviles y en pro de la eficiencia, va a salir a la venta próximamente, la moto con motor de hidrógeno. Sólo tiene un problema serio, que no es ruidosa, y la han tenido que dotar de un sonido para que pueda ser percibido por los demás usuarios. Tiene cero emisiones, y una autonomía suficiente como para que se convierta en la moto ideal para ciudad.

X