Realiza una búsqueda en las noticias:

Tips para principiantes ¿Cómo elegir una moto?

Antes de adquirir una motocicleta hay preguntas básicas que deben responderse con toda franqueza y realismo: ¿Qué uso le vas a dar a la moto? ¿Es para correr en algún circuito? ¿O es para pasear los domingos y transportarte en la ciudad?

Claro, te podrá gustar una súper deportiva pero para el uso y necesidades que tuvieras y no tengan que ver con carreras y altas velocidades, lo más recomendable sería una moto más polivalente que te ofrezca potencia pero que sea llevadera y menos agotadora.

Analiza tus motivos

Comprar una moto puede ser por alguno de estos motivos: porque nunca la has tenido y por tanto comprarás una moto inadecuada por exceso de deseo, y seguramente sufrirás la falta de experiencia. El segundo, porque necesitas un medio de transporte ágil; y éste probablemente sea el que considere más los pros y contras. Un tercer motivo puede ser por su uso deportivo y hasta por alardear.

En cualquiera de los casos, es importante que la persona reflexione bien su compra y poner en la balanza las razones para tener una mejor y acertada elección.

Las consecuencias

Podrían ser fatales en la mayoría de veces ya que una moto es una máquina peligrosa si no se usa adecuadamente, por el contrario, una acertada elección te dará mayor gozo y permitirá que disfrutes de experiencias únicas en tu moto.

¿Y cómo elegir entonces?

El mejor camino para comprar una moto por primera vez, es empezar con motos de pequeña cilindrada, hasta ir evolucionado en una relación directamente proporcional entre madurez y potencia. Y siempre hacer caso, instruirse con cursos y recomendaciones de los expertos. Aprender con el tío, algún otro familiar o amigos que no tienen escuela o formación profesional más que experiencia de manejo, no es recomendable, porque lo más seguro es que se adquieran los mismos vicios y errores, falta de técnica y conocimientos. Los cursos de conducción siempre serán escuela tanto para los que no tienen experiencia como para los que sí. Nunca dejamos de aprender, esto hay que tenerlo siempre presente, además de que en cursos así, podrás mantenerte actualizado sobre las nuevas tecnologías en seguridad y electrónica, además de la retroalimentación sobre distintivos niveles de experiencia donde la meta es reducir al máximo riesgos para propios y terceros.

Para tomar en cuenta

Conducir bien (con profesionalismo, responsabilidad y experiencia de entrada) una moto es complejo y se necesitan años de experiencia y actitud positiva: existen miles de variables, entre práctica y tecnología, que siempre estarán ahí, cambiantes y con actualizaciones para ser aprendidas; en consecuencia, una buena elección, y sobre todo una actitud sincera, será elemental para disfrutar de tu moto.

Los pies en la tierra

Aquí un claro ejemplo de la importancia de elegir la moto adecuada cuando se es inexperto y no la que nos gana la emoción y desborde:

Es común caer en el error de comprarse una moto más potente de lo necesario, incluso para el uso en un circuito. ¿Y qué pasa en la realidad?

Quieres la moto más top, de más electrónica y más potencia del mercado, te encanta, tienes el dinero y sueñas con ella. Ya te viste agarrando esas curvas y curvas a gran velocidad, pero la realidad es otra: detente y mide la velocidad que puedas conseguir en un tramo de carretera de montaña, sea con la moto que sea, te darás cuenta de que mayormente se pasan como máximo a unos 80 km/h, y la mayoría entre 50 ó 60km/h. Si mides la distancia de curva a curva te darás cuenta que apenas tienes tiempo de acelerar, ya que tendrás que frenar súbitamente, y sin dejar de lado que la velocidad máxima legal en una autopista es de 120 km/h o menos.

Y si la moto que deseas, llega a los 200 CV y tiene control de tracción en 8 niveles, etc., etc. ¿Serás capaz de aprovechar tan solo el 20 ó 30% de la moto? Con toda franqueza la respuesta es que no. Lo mismo pasa en el circuito. Allí sí se puede correr mucho, pero parar con precisión una moto desde los 300 km/h hasta los 80 km/h o acelerar a fondo es una tarea que precisa conocimiento, mucha experiencia, mucha práctica, puesta a punto y un buen mantenimiento. Sé sincero, y piensa si eres capaz de hacer todo eso. Si no lo puedes hacer, en vez de disfrutar, en el mejor de los casos, lo vas a pasar mal.

Neumáticos, otra decisión que hay que saber tomar

Supongamos que tienes la moto adecuada, ahora toca acertar con los neumáticos. Si la moto es nueva, poca cosa habrá que decidir, pero si es de segunda mano tienes que estar bien atento. Las motos nuevas se entregan con neumáticos homologados por el fabricante y con las presiones correctas. Además Continental usa una tecnología de vulcanización, TractionSkin, que aunque no se haya rodado un km, su agarre está garantizado. Las homologaciones entre fabricantes de motos y neumáticos son operaciones de un largo periodo de pruebas y totalmente garantizada, por tanto, hay que estar totalmente confiado en que el neumático de la moto que hayas adquirido funcionará correctamente. Si la moto es una superdeportiva, el neumático será superdeportivo, si la moto es una turística, podrás realizar muchos kilómetros con la máxima garantía, y si es una moto de uso urbano, será capaz de adaptarse con facilidad y sobre distintas superficies con total eficacia.

Para ello te sugerimos lo más nuevo en tecnología Continental:

La ContiTrailAttack 3 se posiciona como la opción más asfáltica para los amantes de las motos de aventura (90% carretera / 10% off-road), junto al TKC 70, enfocado a un uso mixo, y el TKC 80, que destaca por sus excelente rendimiento en off-road. De esta manera, Continental se coloca como la referencia para la moto trail y viajera en todas sus vertientes.

ContiScoot, un neumático premium que da un gran paso adelante en todos los aspectos, por lo que se planta como una primera opción de los usuarios de este tipo de vehículos. Ha demostrado tener un excelente drenaje, además de un compuesto optimizado para estas situaciones de difícil adherencia (RainGrip). También se ha tenido en cuenta la tecnología TractionSkin para que el usuario pueda tener plena confianza en la goma desde los primeros metros.


Y si tu moto es de segunda mano, aquí algunas recomendaciones:

  • Compara las medidas y tipo de neumático con los originales que la moto llevaba
  • Esto lo puedes consultar y contrastar en la ficha técnica de la moto o en el catálogo de instrucciones original
  • Si no coinciden, la recomendación es cambiarlos lo más pronto posible para que la moto se comporte como debe
  • Si quieres aportarle a tu moto un plus de rendimiento en agarre o kilometraje, acércate al proveedor de neumáticos habitual para que te asesore.
  • Si modificas estos parámetros, cambiarás las geometría de la moto, sus movimientos se modificarán y perderás capacidad de tracción, manejabilidad, y estabilidad.