Yamaha Tricity|3… Y acción

 

 

 

IMG_5230

Extraordinaria respuesta

Los frenos son muy fiables y su trabajo asombrosamente potente sin necesidad de ABS. Con dobles conjunto en las dos ruedas delanteras (discos ventilados de 220 mm) y un sistema de frenado unificado que distribuye la presión de frenado a las ruedas delanteras y a la trasera (disco hidráulico único de 230 mm) para un suave comportamiento del chasis al frenar. Se trata de Unified Braking System (UBS), un sistema que permite frenadas más eficaces pues, cuando solo se usa la manija izquierda, la presión se aplica tanto a la rueda trasera como a las delanteras. Extraordinaria es la respuesta en las frenadas de emergencia, porque la moto se detiene sin problemas -ni derrapes-. Los frenos son muy contundentes en cualquier posicion.

Para garantizar un consumo de combustible bajo, el motor tenía que ir consonancia con el resto del producto, por eso Yamaha ha optado por un monocilíndrico de 2 válvulas de 11 CV que funciona muy bien parado en los regímenes bajos, y mejor aun en el arranque, sin vibraciones extras y con una buena recuperación.

Además, el Tricity está equipado con el sistema YMJET-FI de Yamaha, que da un paso de aire adicional directamente al inyector para mejorar la eficiencia de combustión. Su motor resulta al tacto sólido y bastante contundente (dentro del rango en el que se sitúa este modelo) y aunque el empuje es constante, los pilotos más avezados pueden sentir que le falta un punto de potencia para llegar a ser divertida.

La moto permite subir y bajar sin complicaciones y, en esta línea, la postura del conductor también es aceptable y redunda en la sensación de control siempre desde una posición erguida. El asiento -que podía ser más cómodo- se sitúa a 780 mm de altura, lo que facilita que los pies de un conductor de talla media se posen en el suelo y posee espacio de sobra para que las rodillas no queden muy flexionadas ni obstaculicen los giros. El lugar del pasajero es un poco más alto que el del conductor para una buena visibilidad frontal. Y para proteger del viento en la cara la moto equipa de serie una cúpula de estilo deportivo que quizás llega a ser algo corta, pero muy vistosa.

El manubrio queda en una posición media tirando a alta y su panel de mandos de LCD tiene un tamaño y una disposición muy adecuada para que todos los testigos se puedan apreciar con solo una ojeada. Además de los elementos habituales (reloj, odómetro, dos cuentakilómetros…) posee un indicador que te avisará de la vida útil del aceite y la correa de transmisión. Aunque la moto carece de guantera, bajo el asiento hay un espacio con capacidad para un casco integral.

Muy notorio es su equipo de luces pues, además de dar un toque de agresividad en el diseño de su faro delantero, es capaz de ofrecer muy buena visibilidad. El conjunto se completa con luces LED de posición (2), un piloto trasero y la iluminación de las placas.

El Tricity está disponible en cuatro colores: negro, rojo, blanco y gris. Yamaha también dispone de una serie de accesorios que se venden por separado como un caja trasera para llevar algo de carga, una cúpula protectora más alta que la que viene de serie, protectores de manos, un asiento más cómodo con respaldo para el pasajero, puños calefactables, soporte para navegador GPS, funda, pantalla deportiva.

Sitio web www.yamaha-motor.com.mx

X