Yo soy el Diego, la excéntrica Harley-Davidson que honra a Maradona

Para millones de personas, el argentino Diego Maradona es el mejor futbolista de todos los tiempos y, entre los muchos regalos que recibió en vida, se encuentra una moto que intenta reflejarlo.

Así como inolvidable resulta su forma de jugar es la excentricidad de esta montura, un obsequio que el club Dinamo de Brest, de Bielorrusa, le hizo en 2019, cuando el originario de Villa Fiorito era su presidente honorario.

Con base en una Harley-Davidson Fat Boy 107, la máquina fue creada por el taller ShifCustom por encargo del Dinamo Brest y tiene muchos elementos que reflejan la personalidad del futbolista, fallecido el 25 de noviembre de 2020, a los 60 años de edad.

El club le regaló la moto al capitán de la Selección de Argentina que ganó el Mundial de 1986 para celebrar su recuperación tras una operación de la rodilla derecha.

“El deseo era mostrar cómo se vería Diego si no fuera un jugador de futbol, sino una motocicleta”, explicó Yuri Shif, dueño de ShifCustom.

Por eso, esta Fat Boy 107 tiene la bandera albiceleste en el tanque, una pelota dorada que cubre la rueda delantera, el número 10 y la firma de Maradona bordada en el asiento monoplaza.

Yo soy el Diego está valuada en 40 mil dólares, unos 800 mil pesos. Además de la moto, el club le dio a su presidente honorario un anillo con una piedra preciosa valuado en 300 mil dólares, unos 6 millones de pesos; el .5 por ciento de las acciones del club, y una camioneta anfibia Overcomer Hunta.

No está claro si alguna vez Maradona recogió la moto en Bielorrusia, si se la enviaron a casa o si alguna vez llegó a manejarla. De cualquier forma, es parte del patrimonio que dejó tras su fallecimiento.

Habrá quien piense que la moto es muy fea, pero queda muy claro que por lo menos es excéntrica como su dueño.